Muchos pensarán que el rock progresivo se quedó en los 70. Pero eso no es así. Cada vez más, va aumentando el número de seguidores y haciéndose más popular. Algunos artistas siguen el legado de Muse y Dream Theater pero, en lo progresivo, quien marca tendencia es Haken.

Vector, el último disco de Haken, llevó la dinámica de la banda hacia un estilo de metal progresivo mucho más hard. Transmitir la fuerza de la música es fundamental, así como que las letras de las canciones sean legibles. Para ello, el grupo necesitaba contar con un sistema que pusiera énfasis tanto en la calidad musical como en las características del audio. 

El ingeniero FOH que trabaja con el grupo, Adam Bonner, lleva 15 años trabajando con consolas Yamaha y utilizando una CL5 durante las tres últimas giras.


Entonces, Adam decidió contactar con Steve Davies de la productora londinense Subfrantic Production Services, y esta le suministró una RIVAGE PM7 y una unidad E/S RPio622, además de facilitarle las nuevas instalaciones de ensayo de la empresa para la preproducción de la nueva gira.

Yamaha PM7 Haken 1

"Nos ayudó muchísimo contar con todo lo necesario bajo un mismo techo, pues ahorramos tiempo y dinero, y nos preocupamos más de relajarnos y asegurarnos de que todo fuera bien", asegura Adam.

"Empezar una nueva aventura con la PM7 no dio demasiado miedo. Comencé las mezclas con algunas militaristas de giras anteriores, y luego convertí el CL5 que tenía para comenzar con el ecualizador de entrada y el nombre de los canales. Todo me resultaba extrañamente familiar y pronto empezamos a rodar".

"La mayor diferencia respecto a otras consolas es su manejo y apariencia de controles, mucho más analógicos que la mayoría de sistemas actuales basados fundamentalmente en la pantalla táctil".


Si bien quedó impresionado por las características generales de la PM7, Adam se impresionó más aún por DaNSe y su capacidad de supresión sonora


"Es un plugin increíble, no necesita de amplificadores en el escenario, puesto que el único ruido que se produce proviene de la batería. DaNSe me ayudó a controlar el derrame de los platillos cuando intervenía la voz principal y también los micrófonos de respaldo de los baterías. Básicamente podía dejar si quería los micrófonos abiertos, aun cuando no los fuera a utilizar. Lograr cualquier ajuste en el sistema es muy sencillo y, generalmente, solo requiere un simple ajuste en el umbral”.

"También nos ayudó la compensación del retardo, ya que usábamos una función de compresión en paralelo y ya no teníamos que preocuparnos de nada más”.

Yamaha PM7 Haken 2


Calidad y firmeza sonora

"El sonido era puro, no presentaba interrupciones y podía hacerse casi cualquier cosa con él desde la consola. Todo se une, por su puesto, a otra serie de ecualizadores de alta gama, compresores, FX o puertos E/S que completan la solución".

A lo que continúa diciendo: “Ha sido la mejor gira en la que he participado en cuanto a calidad sonora. Incluso varios fans comentaron lo maravillados que quedaron con el sonido y la acústica. En gran parte, esto fue gracias a la RIVAGE PM7".

Adam agradece de igual modo la labor de Subfrantic con el equipo, ayudándolos en todo momento a dar con el sistema perfecto y más adecuado a sus necesidades.

Finalmente, concluye diciendo: "Me encanta la RIVAGE PM7, y me encantaría poder llevármela a Canadá y EE.UU. con la banda para los shows de febrero y marzo. En realidad, mientras siga habiendo espacio en el FOH y el presupuesto lo permita, la usaré siempre que pueda. ¡Ojalá hubiera también una versión mini para llevármela en el avión!”