Mezclar con Danny Vera no es tarea difícil con la RIVAGE PM7

El cantante y compositor Danny Vera lleva unos 20 años llevando el sonido americano a su público holandés. Tras el éxito de su single Roller Coaster, el pasado año, Vera realizó una gira que vendió todas las localidades con una consola RIVAGE PM7 de Yamaha.

La RIVAGE PM7 fue adquirida en julio del año pasado por Chris Mertens, dueño de Mertens-AVR. Mertens, quien comenzó como ingeniero autónomo, hace unos años decidió pasarse a dirigir su propio negocio, y desde entonces, explica el éxito de su proyecto basándolo en tres pilares.

 

"Para mí, lo más importante siempre ha sido contar con el mejor equipo para ofrecer el mejor resultado. Procuramos estar siempre a la vanguardia tecnológica y siempre buscamos añadirle a nuestro equipo un valor añadido”.

Mertens-AVR cuenta con una larga historia con Yamaha. Comenzó adquiriendo una 02R, y después utilizó las DM1000, M7CL y CL3/CL5.

 

"Para nuestros ingenieros, las consolas de Yamaha son mucho más que unas consolas con una excelente salida, pues facilitan enormemente el flujo de trabajo y ofrecen interesantes extras técnicos”

 

Mertens-AVR fue la distribuidora oficial para la gira de Danny Vera, suministrándole todo el equipo de audio. Danny llevaba el mando y estaba a la guitarra, mientras que su banda estaba compuesta por batería, bajo, guitarra principal, piano, órgano Hammond, y un pequeño coro y sección de instrumentos de metal. Para algunos espectáculos también participó un grupo de cuatro instrumentos de cuerda.

El ingeniero FOH de la gira fue Steven Pollema, quien lleva trabajando con Danny los últimos cinco años. Estaba acostumbrado a usar la RIVAGE PM7 cuando estuvo trabajando por Estados Unidos, así que estaba encantado de hacerlo ahora con Danny en Europa.

"El sistema brinda un sonido rico y lleno de amplitud, especialmente para el procesamiento de Rupert Neve Designs SILK. Prefiero esto antes que centrarme en desgastar los ecualizadores de canal”.

Aunque Steven solía usar plugins Waves, su experiencia con la RIVAGE PM7 quizá le haga replantearse esta decisión en el futuro. “Es que todo lo que me ofrece la RIVAGE PM7 hace que no necesite nada más, ya que en ella las tareas adicionales de procesamiento son menos importantes”.

Chris y su equipo quedaron encantados con el rendimiento de la consola y preveían usará mucho más a lo largo de este año. Sin embargo, la situación de emergencia internacional ha hecho que aparquen su ilusión por un momento, hasta que la RIVAGE PM7 pueda volver a rugir de nuevo.

*Photo credits: Steven Pollema, Escha Tanihatu

 

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Suscríbete gratis

Buscar

Síguenos

¿Cuál es tu red preferida?