La empresa fabricante audiovisual austriaca AV Stumpfl ha colaborado con el especialista en servidores de medios independientes, Visulize, para crear un espectáculo de mapping en la galería y Museo de Arte de Kelingrove en Glasgow.

Este espectáculo recibió el nombre de Elfingrove, y se celebró durante las vacaciones de Navidad del año pasado, enmarcado dentro de una serie de proyecciones especiales, entre las que también se encontró la proyección de un mapping sobre un avión de combate Supermarine Spitfire LA198, propiedad del museo. El vídeo fue creado por la productora escocesa itison junto a los especialistas en mapping de Double Take Projections, también escoceses, y recreaba la historia y labor de estos aviones durante la Segunda Guerra Mundial.

"Para la proyección nos basamos en ocho proyectores Panasonic RZ12", dijo Craig Harrower, dueño de Visulize. "Montamos seis en el truss superior y otros dos directamente en el suelo”. Como el avión se encontraba suspendido en el aire, cómo estuvieran colocados los proyectores era de vital importancia para cubrir el avión y proyectar el mapping correctamente.

En esta ocasión, Visulize decidió emplear el galardonado servidor de medios PIXERA de AV Stumpfl. Su software de 64 bits integra características increíblemente útiles relativas a la edición, la composición y a la previsualización en tiempo real. El software ha sido diseñado por y para su usabilidad, procurando mantener siempre la potencia de su software. Además, es un sistema muy adaptable que puede emplearse tanto en instalaciones LED como en proyecciones.

AVStumpfl Spitfire 1Desde que AV Stumpfl sacara PIXERA allá por 2019, Visulize no se ha perdido detalle y ha colaborado estrechamente con la compañía. “Llevo varios años programando servidores de medios, pero nunca ha sido tan fácil trabajar desde que llegó PIXERA. Confiamos plenamente en su interfaz, así como en el apoyo y colaboración de AV Stumpfl en caso de que necesitáramos algo durante alguna fase del proyecto”.

Unos días antes de que se proyectara el espectáculo, el equipo de Visulize notó un pequeño error en el sistema. Entonces, lo comunicaron de inmediato a AV Stumpfl y, en cuestión de horas, los programadores de la compañía austriaca se encargaron de crear una nueva versión del software que funcionó a la perfección. “Solo unas horas después de que dijera que había tenido un problema, el problema dejó de existir. ¿Qué más puedo pedir?”

Cuanto todo pasó, el espectáculo resultó siendo todo un éxito, incluso pese a las modificaciones que hubo que hacer en la estructura del avión para que cupiera en el espacio del museo. "Sin lugar a dudas, nos enfrentamos a un proyecto complicado. Pero con la ayuda de AV Stumpfl y PIXERA, logramos crear algo que realmente mereció la pena por su destacado impacto visual”, concluyó diciendo Harrower.

Suscríbete gratis

Buscar