A las puertas de su decimonoveno aniversario, el Palacio de Congresos de Valencia, que fue seleccionado como Mejor Palacio de Congresos del Mundo en 2010, ha experimentado una transformación tecnológica sin precedentes en el edificio.

El objetivo ha sido dotar a las instalaciones de los medios más avanzados para consolidarlo como sede de elección para grandes reuniones. Desde que se construyó en 1998, ha acogido más de 2.600 actos a los que han acudido 1,9 millones de asistentes. Buena parte del éxito en la celebración de eventos se debe a la versatilidad de sus infraestructuras. Pero toda infraestructura ha de ser cuidada, renovada, potenciada y modernizada, para poder seguir siendo competitiva, líder y referente. Por eso, el Palacio se ha renovado por dentro, dotándose de un revolucionario equipamiento que le permite continuar con su liderazgo y permanecer como un edificio de referencia nacional e internacional. Las acciones realizadas para la puesta en marcha y funcionamiento de este proyecto, forman parte de una propuesta global impulsada por el Ayuntamiento de Valencia y desarrollada durante 2016 y 2017.

La renovación audiovisual se ha desarrollado de la mano de dos empresas nacionales, Ruybesa y D.A.S. Audio. Esta apuesta se ha traducido en la renovación de los equipos audiovisuales fijos en el edificio, sustituyéndolos por nuevos equipamientos, desarrollos y conectividades de última generación, lo que ha supuesto una revolución para los sentidos.

El auditorio principal, que cuenta con una capacidad para 1.480 personas ha incorporado un nuevo sistema electro acústico Line array de D.A.S. Audio, que disminuye las distorsiones al máximo y que proporciona gran fidelidad en altas frecuencias: es la garantía de un sonido impecable en todo momento, capaz de envolver al público.

palacio congresos conferencias 750x500

Alvaro Plumed, ingeniero de sonido de D.A.S. Audio comenta: “El diseño del sistema de refuerzo de sonido en el Palacio de Congresos, se ha llevado a cabo con el objetivo de conseguir la mayor uniformidad de presión y respuesta en frecuencia posible en todo el auditorio, corrigiendo la influencia de los diferentes elementos arquitectónicos de la sala y optimizando la respuesta electroacústica para conseguir un target de respuesta adecuado en función del evento, conferencias, convenciones o representaciones y conciertos”

Se ha utilizado un sistema line array Event-210A, consiguiendo un mayor control de la directividad vertical y una mayor relación de nivel de sonido directo en las últimas filas respecto un sistema “point source”. El arreglo de subgraves utilizado (4 Event-218A), se ha hecho con un solo cluster central, eliminando el problema de interferencia destructiva que ocurre cuando se utilizan sistemas L R de subgraves. Por otro lado, la configuración en cardioide, ha conseguido atenuar el nivel de contaminación del escenario en más de 9 dBs.