Kirkegaard Associates, Advanced Lighting & Sound, Renkus-Heinz IC24-RN, sound

La construcción de la iglesia presbiteriana Kirk in The Hills terminó en 1965 siguiendo el modelo de la abadía de Melrose que fue construida en Escocia en el siglo XII. Recientemente, la congregación sintió la necesidad de mejorar la acústica del santuario y reemplazar su sistema de sonido, hoy en día inadecuado y algo obsoleto.

Para ello, contrataron a Chicago Acoustics y a Kirkegaard Associates como consultores de acústica y diseñadores de sistemas, junto a Advanced Lighting & Sound, integradores de sistemas con base en Troy, Michigan, que llevó cabo la instalación. El equipo basó el nuevo diseño en los Renkus-Heinz IC24-RN, que forman parte de la serie Gen5 de ICONYX.

«El presidente de nuestra empresa, Joseph Myers, fue el consultor acústico», revela el consultor Jonathan Darling, de Kirkegaard Associates. «Fui el consultor audiovisual, y trabajamos juntos en el proyecto. El primer reto acústico al que nos enfrentamos fue la sequedad del espacio. La iglesia da misas tradicionales, con un coro de tamaño medio y un órgano, por lo que uno de los objetivos fue aumentar el tiempo de reverberación. Descubrimos que los paneles del techo eran de metal perforado, con absorción en la cavidad que hay tras ellos. Al sustituir las baldosas del techo, aumentamos el tiempo de reverberación de unos 1.6 segundos a unos 2.1 segundos». El nuevo techo, de mayor dureza, proporciona además reflexiones que ayudan a que el sonido natural del coro y del órgano llegue a la parte trasera de la nave, por lo que solo necesitamos amplificación para la voz hablada.

El santuario cuenta con una nave estrecha, pero esencialmente está libre de obstrucciones, y el único balcón existente es ocupado por el órgano, por lo que Darling fue capaz de cubrir el santuario principal al completo con un par de sistemas Renkus-Heinz IC24-RN. «Con el antiguo sistema, necesitaban relleno a ambos lados de la parte central de la nave, lo que producía buenos resultados en algunas áreas, mientras que en otras el sonido era irregular», explica Darling. «Con un par de IC24-RNs, no necesitamos relleno, lo cual es mejor tanto acústica como estéticamente».

Inicialmente, Darling distribuyó el sonido en tres haces, con la intención de repartir la energía de forma uniforme. Sintonizó rápidamente el primero flujo, mientras que el segundo y el tercero estaban pensados para llegar a los primeros blancos. Pero la reacción de la congregación, así como la experiencia práctica, provocaron algunos ajustes.

«Las primeras filas recibían suficente volumen», detalla Darling. «El sistema está dirigido principalmente al refuerzo de los discursos, aquellos sentados en los primeros bancos reciben ya una gran cantidad de sonido de la voz natural. Por tanto, al tratar de conseguir un nivel de sonido SLP en toda la congregación, los primeros bancos recibieron demasiado. Bob Sullivan, de Advance Sound and Lighting, me proporcionó un documento de Renkus-Heinz RHAON, y yo le mandé un documento en el que un solo lóbulo cubría la iglesia al completo. También hay un segundo lóbulo de relleno, pero no se utiliza. Si estamos faltos de energía en la parte delantera, Sullivan puede poner este lóbulo a unos -30 dB para conseguir un poco de relleno».

Los bancos traseros experimentaban lo contrario: querían un poco más de energía. «Hay unos 30 metros hasta el final del edificio, y normalmente hago que el SPL disminuya unos 3 db al final del espacio para evitar reverberaciones en la pared trasera», explica Darling. «Pero en Kirk at the Hills, la pared trasera es bastante difusiva, por lo que no tenemos una reverberación excesiva. Una de las ventajas de la tecnología Renkus-Heinz es que Bob Sullivan me puede mandar el documento RHAON por email y yo puedo hacer una recomendación sin tener que llevar todo el rig in situ. En este caso, ajusto un poco hacia arriba el cetro del flujo principal, y bajo un poco más el ángulo, lo que nos permite llevar un poco mejor el sonido a la parte posterior del edificio».

Aunque Darling está muy satisfecho con los ajustes de sintonización de ICONYX, los haces conducibles no son la razón principal por la que escogió ICONYX para Kirk in the Hills. «La razón principal por la que elegimos IC-RN es que a la iglesia le preocupa mucho la estética, y la forma de ICONYS podía ser integrada de mejor forma que las otras opciones», observa. «Advanced Sound & Lighting hizo un gran trabajo al montar los altavoces, escondiéndolos lo máximo posible. También pintaron todo, incluyendo las monturas y los cables, con una textura similar a la de la piedra, en vez de con una pintura plana».

Otro factor fue que, inicialmente, Darling no estaba seguro de que cual sería el tiempo final de reverberación. «Con ICONYX», apunta, «pude paliar incluso un tiempo de reverberación insignificante. Pudimos ajustar el IC24-RN en DSP tanto como fue necesario».

Los sistemas Renkus-Heinz IC24-RN y la consola digital TF1 de Yahama se comunican a través de Dante, manejada con un BSS Soundweb London BLU-100 DSP. Un sistema de menor tamaño, conducido por los amplificadores Lab Gruppen, rellenan las dos secciones del transepto, con un sistema similar para rellenar el área del coro. Los micrófonos wireless de Dante están propuestos como solución en el futuro.

«Empezar con ICONYX fue una idea genial, y cada generación ha sido un paso adelante», afirma Darling. «Es agradable trabajar con un producto que te gusta, pero que, además, cada cuatro o cinco años mejora. El nuevo producto de Gen5 suena incluso más natural que la generación anterior, y sigue siendo económico. En Kirk in the Hills, la instalación fue estética, y el sistema funciona muy bien. Todavía estamos haciendo algunos ajustes, pero el cliente está muy contento».