bomb factory, L-Acoustics, sonido, altavoces, club, música, Onstage Systems, K2, K1

El Bomb Factory, un local de música en Deep Ellu, el moderno barrio de Dallas, ha albergado shows de artistas del calibre de Hardwell, Don Henley, Ms. Lauryn Hill y Jack White. Por otro lado, el club ha sufrido varias modificaciones: originalmente construido como una planta de asamblea automovilística para Henry Ford hace más de un siglo.

Albergó posteriormente una fábrica de municiones para la Segunda Guerra Mundial, de donde viene su nombre actual. Cuando, hace unos años, el barrio se convirtió en un centro artístico, el edificio de ladrillo de dimensiones de 48.000 pies cuadrados resultó la mejor alternativa para instalar un local de música en directo, que abrió sus puertas en 2015.

Solamente contaba con una pequeña desventaja: un sistema de sonido que quedaba algo desfasado respecto a las exigencias de los artistas contemporáneos, muchos de los cuales llevaban su propio equipo de sonido o alquilaban uno. Todo esto cambió el pasado mes de octubre, cuando el Bomb Factory se puso al nivel de otros locales de música gracias a la instalación del sistema de sonido K2 de L-Acoustics.

Instalado por Onstage Systems, proveedor certificado de sistemas de alquiler de L- Acoustics, el nuevo K2 del local cuenta con diez enclosures a cada lado, con una docena de subwoofers instalados bajo la parte frontal del escenario. Los K2 están conectados a ocho controladores amplificados LA8, mientras que tres controladores amplificados LA12X cumplen la función de proporcionar corriente a los altavoces de subgraves, colocados en tres bloques de cardiode formados por cuatro unidades cada uno, con el objetivo de reducir el ruido del escenario sin atenuar su magnífico LFE. Por otro lado, se emplea otro amplificador LA4X para tres altavoces frontales ARCS distribuidos en la parte frontal del área del escenario.

“Hay una gran diferencia entre el sistema de sonido con el que empezaron y el K2 que nosotros instalamos,” dice Tyler Johson, Project manager de Onstage Systems, que también proporciona al local backline, vídeo, así como otros factores clave. “El sistema anterior era decente, pero este lleva al Bomb Factory a un nivel completamente nuevo, algo que los artistas visitantes reconocen.”

“Rider acceptance se ha convertido en algo de gran importancia en los negocios, y eso es algo que, definitivamente, el K2 tiene, y esto es algo que nosotros, desde Onstage, podemos afirmar, pues hemos alquilado K2, K1, el V-DOSC y otros sistemas durante estos años." añade Johson, que trabajó con André Pichette, de L-Acoustics, en el diseño y la sintonización de del nuevo sistema K2 usando el softaware de Soundvision, para que cada conjunto cubra tanto el suelo principal como los niveles en los palcos, eliminando la necesidad de altavoces de relleno adicionales. "Trabajamos con los nuevos altavoces de subgraves KS28 porque proporcionan las mejores frecuencias bajas en el mercado, haciéndolo tanto el local como el sistema más atractivos para artistas de música dance y hip-hop. Antes, el personal tenía que emplear mucho tiempo y dinero para quitar su propio sistema y traer sistemas de alquiler para los artistas que actuaban aquí. Ahora ya no, y todo el mundo reconoce a L-Acoustics como una pieza clave para la calidad del sonido en directo."

Matt Raffaele, manager de producción de Bomb Factory, afirma que la diferencia en el sonido fue inmediata y muy notable. "Honestamente, nuestro sistema anterior era bueno, pero cuando lo tienes que quitar con frecuencia y volverlo a poner después, algo que tuvimos que hacer al menos una docena de veces es los últimos años, es imposible mantener un sistema sintonizado," explica. "Y, además,  diría que  un noventa por ciento de las veces lo quitábamos para poner un K2 o un 1 en su lugar, porque es el tipo de sistemas que bandas de este calibre alquilan."

Raffaele apunta que, además de las cualidades sonoras del sistema, la parte económica fue también destacable: "No tener que quitar el sistema un montón de veces a la larga ayuda sin ninguna duda a la empresa a ahorrar dinero, y este sistema no se ha movido un centímetro desde octubre," dice. Pero, ¿la mejor parte? "Lo mejor fue ver a las bandas quedarse alucinadas al llegar y ver un PA K2 completamente nuevo con altavoces de subgraves KS28," dice."Todo el mundo está ya de buen humor incluso antes de subir al escenario."