La sala más viva de la ciudad. En ninguna otra ciudad encontrarás tantos lugares de interés cultural e histórico como en la capital austriaca, Viena. Además de la Ópera Estatal y el Musikverein, el Konzerthaus de Viena está considerado un bastión clásico que se ha adaptado a los retos del siglo XXI con una fase de renovación que tuvo lugar durante el cambio de milenio.

Además de sus conciertos clásicos de clase mundial, que van desde la sinfonía hasta la música de cámara, la ecléctica programación del lugar también alberga numerosos conciertos de jazz, pop y música del mundo que vienen acompañados de una mayor necesidad de refuerzo de sonido.

En 2018, el Konzerthaus de Viena dio el siguiente paso hacia el futuro y decidió instalar un nuevo sistema de megafonía. Las especificaciones: sonido transparente con una cobertura óptima y máxima flexibilidad de sistema para su uso en diferentes salas y configuraciones.

«La misión de la Wiener Konzerthausgesellschaft es conectar de forma sostenible al mayor número posible de personas con una música excelente en todas sus facetas», afirma Matthias Naske, director artístico del Konzerthaus de Viena, sobre la importancia del sonido de las salas individuales. «Por supuesto, la acústica de la habitación juega un papel crucial en la calidad emocional de la percepción».

El subsiguiente proceso de selección in situ probablemente no tuvo parangón y, tras un intenso proceso de escucha, prueba y evaluación, presentó un claro ganador: L-Acoustics.

«Durante mis 25 años de gira de conciertos, adquirí una amplia experiencia con una amplia variedad de sistemas de refuerzo de sonido», explica Ingeborg Doblander, que ha sido jefe de tecnología de eventos en el Konzerthaus de Viena durante cuatro años. «Sin embargo, como un sistema de megafonía para una sala de conciertos tiene requisitos diferentes a los de un sistema en directo o de club, Doblander, junto con el director técnico del Konzerthaus de Viena, Jörg Jansen, y su equipo decidieron deliberadamente en contra de lo convencional con sistemas lado a lado, ya que queríamos una solución que incorporara la acústica de la sala».

Convocatoria de licitación

Como resultado de una licitación competitiva, un total de cinco fabricantes fueron incluidos en el elaborado proceso de selección. Ya en abril de 2017 se llevó a cabo una amplia medición de la red y los datos medidos, incluidos los planos CAD, se pusieron a disposición de los fabricantes individuales. Luego, en agosto de 2017, cada fabricante recibió un día en el Gran Salón del Konzerthaus de Viena, con sus 1.240 m2 de superficie de refuerzo acústico y 1.850 asientos repartidos entre la planta baja, el balcón y la galería- para mostrar su diseño de sonido recomendado para el lugar.

Evaluación científica

Después de la instalación y configuración, cada sistema fue evaluado por 28 sujetos en 13 zonas de escucha predefinidas. «Nuestra hoja de prueba consistía en 18 preguntas que se basaban en la metodología MUSHRA (“Multiple Stimuli with Hidden Reference and Anchor”) y tenían que ser evaluadas de acuerdo con el sistema de calificación de la escuela», explica Doblander. «Como muestra de audio, habíamos cortado una secuencia de bucle de seis minutos de géneros musicales representativos de nuestra casa. Después de cada zona de audición completada, los sujetos pueden cambiar a la siguiente a voluntad, o tomar un breve descanso. Al final, sin embargo, cada participante tuvo que juzgar todas las zonas de escucha».

LA Wiener Konzerthaus 1

Después de la prueba de escucha de cuatro horas, cada sistema también fue medido por el equipo de sonido del Konzerthaus de Viena. Un consultor independiente, Peter Willensdorfer, de Tonarchitektur, tenía la responsabilidad general del proceso de licitación y evaluación.

Una solución general convincente

El sistema ganador de L-Acoustics convenció a todos los participantes no solo en términos de sonido, sino también en términos de manejo, tiempos de montaje y desmontaje cortos, y su alto nivel de flexibilidad y escalabilidad, ya que el sistema estaba destinado a ser utilizado tanto en salas grandes como pequeñas, donde las configuraciones variaban. «L-Acoustics nos convenció con un concepto de refuerzo de sonido diseñado con precisión que cubre toda la zona del auditorio en el gran vestíbulo, teniendo en cuenta la acústica de la sala», dice Doblander.

El nuevo sistema de sonido en el Konzerthaus de Viena consiste en dos colgantes de 16 Kara colocados a la izquierda y a la derecha del escenario, un grupo central de cuatro Kiva II, dos X15 HiQ como salida para el coro del proscenio, dos X8 como salida izquierda/derecha para los asientos de la orquesta, y siete 5XT como salida frontal. Las bajas frecuencias son atendidas por cuatro SB18, que se colocan uno al lado del otro en configuración cardioide a ambos lados del escenario, complementadas por dos KS28 en el centro. El sistema completo está alimentado por ocho LA12X y cuatro LA4X. Para un uso flexible en las salas individuales, algunos de los amplificadores están alojados en racks móviles.

Cableado fijo y móvil

«El sistema no está instalado permanentemente», dice Ingeborg Doblander. «Solo una pequeña parte del cable de la sala principal es fijo. Dependiendo del concierto, construimos el sistema casi todos los días. Algunos de los LA12X y LA4X están alojados en un estante en un pequeño espacio sobre el “Gitterloge”, un antiguo nombre alemán para una caja especial en un teatro». El cableado desde allí hasta la etapa derecha y la izquierda de los paneles de terminales fue realizado por Signal Sound & Light Distribution GmbH. El cableado adicional va desde la sala de refuerzo hasta la caja de rejilla, enviando los cables de los altavoces al travesaño. En el escenario hay dos bastidores móviles para los rellenos, así como los subwoofers.

El primer concierto con el nuevo sistema L-Acoustics tuvo lugar el 24 de mayo de 2018 con el conjunto de ocho miembros Red Baraat. El jefe de L-Acoustics que instala para Alemania, Austria y Suiza Germany, Austria and Switzerland, Martin Rode, creó archivos de sesión como punto de partida para los tres tamaños de escenario diferentes. Además, el sistema fue medido por Ingeborg Doblander y Peter Willendorfer en el campo del sonido difuso.

Como en todas las sedes, hay zonas del Konzerthaus de Viena que requieren una atención especial. «En el pasado, en el Gran Salón teníamos problemas con la cobertura de los palcos de proscenio y las curvas en el área del balcón». Doblander concluye: «esto se resolvió muy bien acústicamente con el sistema L-Acoustics. Además, todo el sistema encaja perfectamente en la estética visual de la sala».

 

*Fotografías: Carlos Suarez & Rupert Steiner (Wiener Konzerthaus)

*Traducción: Paloma P. Hermoso