Con motivo del nombramiento de Galway como Capital Europea de la Cultura, la ciudad encomendó al artista finlandés Kari Kola, la misión de convertir las montañas de Connemara en un paisaje teñido de esmeralda y zafiro. El resultado fue una impresionante obra denominada “Savage Beauty”, con la montaña Lough Na Fuaiche en un plano principal.

Alrededor de 900 luminarias (muchas de ellas de GLP), alumbraron una vasta superficie de 500 hectáreas, siendo esta, posiblemente, el mayor lienzo de iluminación artística jamás creado.


Helen Marriage, directora creativa de Galway 2020, contactó con Kari Kola en febrero de 2019, y el artista lo recuerda del siguiente modo: “Helen sabía que yo ya había trabajado en proyectos de iluminación a gran escala en la naturaleza, y por eso me llamó”.

Dos meses después y antes de descubrir las montañas de Connemara en octubre, realizó un viaje a la Isla Esmeralda para conocer el lugar. “Quería un lugar donde jugar con la escala, basándome en dos colores. En Connemara había un valle enorme entre las montañas y pensé que era una buena idea que estuviera iluminado con tonos verdes, mientras que las montañas que lo rodeaban lo hicieran con azul. Además, la escena permitía que desde la cima del valle, pudiera crear una especie de techo de luz con fuertes rayos azules”.

GLP SavageBeauty 1
E incluso antes de viajar al paraje, Kari ya había estado hablando con GLP para barajar las distintas posibilidades. Ya había trabajado durante muchos años con Steven Braun, director de Ehrgeiz, antes de que la empresa fuera adquirida por GLP y pasara a llamarse Fusion. “Su ayuda ha sido muy útil para mí y ya cuento con muchos productos de GLP”.

Una de las luminarias que especificó concretamente fue la Fusión de la serie SuperNova SN70 de GLP. Solicitó 200 de ellas por sus funcionalidades como luminarias flood, blinder o luces estroboscópicas con RGBW. Estas luminarias presentan, además, una salida uniforme y sin píxeles. A estas luminarias se añadió el apoyo de 120 luces de lavado Chroma 40 RGBW, otras 200 Chroma personalizadas, así como otras luminarias de menor tamaño. Todas las lámparas escogidas cuentan con un grado de protección IP65 y con todas las garantías de fiabilidad y seguridad de GLP.

El mayor desafío se presentó de la mano de las extremas condiciones climáticas. Aunque estos mismos fenómenos naturales fueron también los que proporcionaron aún más carácter y emoción al espectáculo.

GLP SavageBeauty 2
"No podíamos acceder por carretera, así que tuvimos que usar helicópteros. Las condiciones ambientales en las que trabajamos también eran bastante desfavorables, y la disponibilidad de tiempo tampoco es que fuera demasiado flexible”. Para la instalación fueron necesarios 11 generadores y unos 20 km de cableado con el fin de conectar todos los aparatos.

Kari Kola reconoce la admirable labor de todas las personas que hicieron que Savage Beauty se hiciera realidad, entre ellos, un equipo de documentalistas profesionales.

 

“También contamos con la ayuda de pastores locales que sabían cómo habíamos de trabajar el terreno, la tripulación de un barco para temas de logística, pilotos de helicóptero, así como personal de seguridad” 

 

La única pega fue que las visitas guiadas del espectáculo de Savage Beauty no pudieron presentarse los cuatro días para los que estaban previstas (hasta el día de San Patricio), debido al comienzo de la pandemia. En cualquier caso, el espectáculo de iluminación pudo producirse y hacer justicia a todo el trabajo tan duro realizado por Kari Kola.

 

En cualquier caso, fue posible plasmar una “imagen de otro mundo”, hecha realidad por “pura acción de la naturaleza”

 

Pese a que esta magnífica obra de arte no pudo ser disfrutada en directo por el público, sí que pudo hacerse viral y darse a conocer a más de 2.000 millones de personas de todas partes del mundo. “Sinceramente, creo que con esta iniciativa hemos hecho justicia a nuestro título de Capital Europea de la Cultura, y también hemos conseguido, probablemente, el proyecto de nuestros sueños para Galway 2020”.

*Photo credits: Christopher Lund, John MacMahon

Newsletter

Buscar