Astera da vida al teatro callejero Colossal

COLOSSAL es una compañía de teatro callejero y artes escénicas caracterizada por su vivacidad, dinamismo y creatividad. Con sede en Wellington (Nueva Zelanda), la compañía fue fundada por los hermanos Zane y Degge Jarvie e Imogen Stone, especialistas en el mundo del circo, la arquitectura y el diseño.

COLOSSAL lleva los últimos tres años trabajando en una serie de obras que han logrado hacerse camino hacia varios festivales, donde han destacado por su atención al detalle, su estupendo ambiente de diversión y, sobre todo, por la conexión que logran establecer con el público, allá donde vayan.

Durante la edición pasada del HighLight Carnival of Lights 2019 en Lower Hutt, la compañía se hizo con ocho Titan Tubes de Astera para que formaran parte de su espectáculo “Metronomes”. Desde su primera toma de contacto, los tubos se han convertido en unos elementos imprescindibles por su elevado grado de portabilidad y usabilidad para prácticamente cualquier aplicación.

Creado como un concepto a gran escala, “Metronomes” era una iniciativa basada en el espacio y el tiempo con un despliegue de malabares y acrobacias impresionante. Para el espectáculo fue necesario montar luminarias en cada extremo de ocho tubos de 4 metros que iban a actuar como varillas de “metrónomo”. Los artefactos fueron montados sobre bases cuadradas de acero y movibles, de modo que podían manipularse con balanceos rítmicos de un lado a otro.

Las luminarias para este proyecto habían de ser lo suficientemente ligeras y resistentes como para no pesar demasiado, pero para adherirse bien a los tubos. La idea de Zane y Degge era que los tubos se movieran con cierta inercia, y que pudieran ser movidos en distintos patrones manualmente.

Astera COLOSSAL Metronome 1

La primera vez que Degge conoció a Astera fue en un proyecto de vídeo, donde quedó maravillado y decidió contactar con la distribuidora regional de Astera en Australia y Nueva Zelanda, ULA Group, para que le comentara más detalles acerca de sus luminarias. Fue entonces cuando se decidió a invertir en ellos.

Por su parte, la Astera App posibilitó el cambio cromático y de los patrones a distancia y en directo. El resultado fue un movimiento armónico y totalmente coreografiado de los tubos, junto a los movimientos de los artistas.

Cada actuación malabarista duró unos ocho minutos, y se realizaron en cadena durante las tres horas de todos los días del festival. El resultado fue una obra sensacional, con gran éxito entre el público.

Aunque esa fuera la primera toma de contacto con Astera, han seguido sucediéndose los proyectos en que el equipo de COLOSSAL ha trabajado con estas luminarias. Uno de los más recientes, para la iluminación de su sede durante el confinamiento para la retransmisión de espectáculos interactivos en directo.

Ahora, tras el fin del confinamiento en Nueva Zelanda, COLOSSAL se encuentra trabajando en nuevos proyectos y formatos para el disfrute de todos.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Suscríbete

Buscar