Robe ilumina el regreso sobre las tablas de Baby y Johnny

El famosísimo musical Dirty Dancing volvió al West End de Londres en diciembre con representaciones en el teatro Phoenix y una gira regional con una producción premiada en Italia en 2015 tras subir el telón Milán y Roma.

El diseño de iluminación de la producción, que ya había salido de gira por España y México con otras compañías, vino de la mano del italiano Valerio Tibeiri, que aprovechó la oportunidad que Londres le brindó para actualizar el equipo de iluminación original y usar 70 luces móviles de Robe (una combinación de focos BMFL Blade y LEDBeam 1000) como luminarias primarias.

La obra, escrita por Eleanor Bergtein, está dirigida por Federico Bellone y el diseño de escenografía lo ha llevado a cabo Roberto Comotti, con quien Tibeiri ya había trabajado antes. Además, la producción ha contado con Gillian Bruce como coreógrafo, Jennifer Irwin como diseñadora de vestuarios, Armando Vertullo como diseñador de sonido y Michael John como director musical.

Tibeiri explica que el tour británico fue bastante más grande —en cuanto a espacio de escenario— que la producción inicial italiana, aunque a ambos les inspiraron los mismos elementos. Sin embargo, lo que más les ha diferenciado es la actualización en las luminaria y el uso de las BMFL Blades y LEDBeam 1000 provistas por Storm Lighting. A Tibeiri le impresionan sobremanera los dos dispositivos de iluminación y, por eso, siempre los elige para sus trabajos.

Las BMFL Blades se colocaron sobre las barras encima del escenario del teatro Phoenix, en el balcón de FoH y en los booms laterales. Además, se utilizaron de forma constante durante toda la representación. Los LEDBeam 1000 también se desperdigaron por el lugar y, en particular, se usaron como efectos de iluminación y luces de relleno.

Robe Dirty Dancing Carlie Milner and Lewis Griffiths 2 photo by Alastair Muir DD1592 HIGhSegún Tibeiri esta iluminación fue «brillante y vibrante; los colores eran mucho más intensos y vigorosos que en la producción original y, todo ello, gracias a las BMFL y LEDBeam 1000». Su primera labor con la iluminación de este espectáculo consistió en crear un diseño que ayudase a la trama del musical: al estar ambientado en verano en Catskill Mountains (estado de Nueva York) hay que recrear los días y las noches estivales.

A parte de crear una historia cronológica con la luz, fue necesario realzar el planteamiento de escena para que se ajustase a las rutinas de baile, centradas en el medio del escenario y domina la totalidad de la acción de principio a fin. Con la iluminación quisieron involucrar a toda la audiencia, sobre todo al final de la obra, para que darle un toque de concierto a la representación teatral; algo que se pudo llevar a cabo gracias a los focos BMFL y LEDBeam 1000 que son ideales para conciertos, estadios y pabellones y permitieron a Tibeiri recrear la atmósfera indicada.

Gracias a las soluciones de Robe, Tibeiri consiguió enfrentarse a todas las demandas creativas de la obra. «Lo mejor de utilizar 32 BMFL Blades es que tienes 68 unidades con exactamente los mismos colores y una calidad lumínica muy rica y hermosa. Esto es lo que de verdad cuenta en un espectáculo como este». Por otro lado, el autofoco del BMFL ha sido muy útil ya que Tibeiri usa múltiples gobos y muchos cambios de foco.

El programador Francesco Vignati y Andrea Burgaretta trabajaron codo con codo con Tibeiri en la producción británica de Dirty Dancing. Todos piensan que Robe es el mejor fabricante hoy en día. Además, Tibeiri normalmente usa los perfiles DL7S de Robe y este año los ha incluido en la instalación de La Scala Milan. A parte de esto, también se está encargando del musical El guardaespaldas que se estrenará en Milán con 30 perfiles DL7S.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Suscríbete

Buscar