Con su álbum mas reciente, Lust for Life, situado por la crítica en numerosas listas de éxitos de 2017,  Lana del Rey  ha estado de gira por Norteamérica durante enero y febrero con LA to the Moon, su primera gira desde 2014. Las mezclas de imagen y sonido han sido realizadas por Kevin Madigan, muy conocido por su trabajo con David Crosby, Graham Nash y Steven Stills.

Con la tarea de transmitir a las audiencias el pop íntimo de Del Rey, cuyos conciertos tienen lugar en espacios de gran dificultad a la hora de trabajar con el sonido, Madigan tiene dos armas secretas: un oído muy entrenado para la transmisión de temas vocales y una pasión por PAs excepcionales, en este caso, un sistema de L-Acoustics con DiGiCo SD5.

«Nuestro objetivo no es conseguir un enorme nivel de presión de sonido; la clave es la calidad, y eso fue tomado en cuenta al elegir el PA y el diseño del sistema», apunta Madigan en Orlando, Florida, tras sobrevivir a un mes de conciertos en el medio oeste y el noreste del país, donde la temperatura la primera noche que trabajaron en Minneapolis era de 26 grados bajo cero.

«Es un conciento basado pricipalmente en sonidos vocales. Lo más importante son los temas y su voz. Por tanto, teniendo eso en mente, lo primero que hice fue reunirme con David Brooks de L-Acoustics, y dimos con un diseño que nos permitía mantener la intimidad incluso en un espacio de enormes dimensiones. La cobertura y la calidad del sistema hacen eso posible, y la reproducción linear del sonido en cada punto del espacio facilita que la gente  se sienta muy cerca del escenario, en un local más pequeño e íntimo. La idea es que, en lo que al sonido se refiere, nadie se sienta nunca lejos del escenario. Para conseguir eso, empleamos mucho tiempo en escuchar y medir que el sonido sea consistente en todos los puntos de la sala».

LA LDR tour Collage HI

El diseño de Brook resultó exitoso no solo en la sala, sino también en el escenario. «Además de la gran calidad de audio proporcionada por L-Acoustics en la sala, se consigue una gran consistencia de sonido sobre el escenario. Algunos elementos, como el tiempo y la alineación, pueden variar un poco de un día a otro, pero intentamos no desviarnos mucho de nuestro diseño inicial, ya que es el cianotipo con el que trabajamos día a día».

En cuanto al sonido en la gira, los sistemas han evolucionado en las últimas décadas de una composición bastante sencilla y directa a una increíblemente compleja, y gran parte de ello se reduce a controlar a donde va el sonido, y a donde no va. L-Acoustic fue pionera del sistema moderno a gran escala con su lanzamiento de V-DOSC hace casi 25 años, y el sistema K1 en la gira de Lana del Rey es su continuación.

«Estamos empleando K1 para los elementos principales, con K2 como relleno, y hay también algunos K1-SB», comenta Madigan. «El sistema del día a día consiste en 14 K1 sobre 4 K2 formando el L/R principal, con 8 K1-SB suspendidos fuera de los elementos principales. Adicionalmente, se colocan 18 SB28 "subs" en el suelo en grupos de tres a lo largo del escenario».

«Se que parece un número muy elevado de subs para un tipo de show tan íntimo», explica Madigan. «Pero mientras que los K1 suspendidos nos permiten recoger una cobertura muy uniforme en toda la sala, su principal función es en realidad cancelar el sonido en el propio escenario. Por tanto, la intensidad LF en el escenario es mucho, mucho menor, lo que hace la situación mucho más cómoda para la artista. El sonido transmitido por los K1-SB varía mucho si están en el punto más alto de las gradas o en el escenario. Encenderlos y apagarlos produce una marcada diferencia en la consistencia de sonido y tiene como resultado una caída de la energía sonora sobre el escenario». Esto es muy importante para la artista, pues, tal y como Madigan afirma: «hace todo lo que está en su mano para hacerlo lo mejor posible cada noche, y esta disposición de los elementos hace que oiga mucho mejor. Ha sido todo un éxito».

Cuando se habla de su trabajo con CSN, Madigan vuelve a hablar de Lana del Rey: «la experiencia me preparó para este concierto. CSN es la formación definitiva en lo que a la mezcla de importantes sonidos vocales se refiere, y te prepara para todo lo demás. Hay muchos estilos musicales representados en la música de Lana, y el público es completamente distinto. Realmente es un placer poder estar cerca de su música y trabajar con su equipo para incorporar nuevas formas de ver y escuchar».

«Estoy de vuelta a mis antiguos cargos», dice Madigan entre risas. Humildemente habla de sí mismo como un primerizo, pero en realidad lleva ya trabajando con CSN durante más de ocho años. «Ha sido un aprendizaje muy importante para mí. Me ha enseñado como trabajar con un sonido vocal para que “suene bien” en cualquier tipo de sala o situación, de cualquier tamaño, desde espectáculos pequeños hasta actuaciones de gran envergadura como los que estamos haciendo en esta gira».

«El ritmo de la gira, casi dos docenas de actuaciones en seis semanas, afecta directamente al artista, y tanto la artista como su equipo han estado muy satisfechos con el diseño de esta. Contamos con L-Acoustics porque, al final, todo se reduce al sonido vocal. Los sistemas de L-Acoustics, especialmente su diseño, han sido un factor clave a la hora de conseguir ese sonido y llevarlo al público en cada concierto».