Tomorrowland, que se celebró en la ciudad belga de Boom el pasado mes de julio, es uno de los festivales de música más importantes del mundo. Sus organizadores, We Are One World, siempre están a la caza de formas creativas de unir a cientos de miles de aficionados de todo el mundo en este evento único.

Este año, Tomorrowland reveló el nuevo Atmosphere Stage, una carpa futurista donde L-ISA Immersive Hyperreal Sound emitió ritmos profundamente dinámicos mientras los asistentes al festival se sumergían en impresionantes imágenes para una experiencia musical sin precedentes.

L-Acoustics tiene un valioso historial con Tomorrowland, y ha colaborado con el festival junto con Noizboyz, diseñadores de sistemas de audio de Tomorrowland, desde 2011. Este año no ha sido diferente, con más de 600 cabinas L-Acoustics suministradas por Phlippo Productions instaladas en seis escenarios, incluyendo el enorme escenario principal Story of Planaxis, de 115 metros de ancho, en el amplio recinto del festival.

Con el escenario Atmosphere Stage, We Are One World se propuso elevar la experiencia de los conciertos con un escenario con carpa como ningún otro. Tras reconocer impacto de L-ISA en crear una gran conexión entre artistas y público, Tomorrowland trabajó con L-Acoustics y Noizboyz para hacerla realidad.

«Cuando comenzaron las discusiones sobre la creación de un área L-ISA en Tomorrowland», dice Noizboyz Pieter Doms, «nos entusiasmamos al instante al explorar esta tecnología de vanguardia con ellos, para aprender nuevas técnicas y nuevas formas de experimentar la música».

Descrito por EDM como «impresionante y perfecto para el “techno”», Atmosphere estaba en una enorme carpa de 32 metros de altura suspendida de una gigantesca grúa hecha a medida. Con una alineación de estrellas que incluía a Adam Beyer, Eric Prydz, Sasha, Boris Brejcha, Sven Väth, Nina Kraviz y Richie Hawtin, un techo resplandeciente con miles de luces, una red de vídeo de 2 km de largo que contenía 120.000 LEDs extendidos alrededor de su circunferencia y un gigantesco diseño de 20.1 L-ISA, Tomorrowland estaba a punto de ofrecer una experiencia de baile completa, alucinante y de 360 grados.

Para cumplir el deseo del equipo de producción de que la pared de LED fuera el punto focal visual del Atmosphere Stage, la configuración de L-ISA abarcó 18 arrays de cuatro Kara cada uno, apilados en un truss sobre la pantalla y llenando 270 grados de un círculo cuidadosamente configurado. Un sistema adicional de ocho K1 por lado, más 24 subwoofers KS28 completaron el panorama de 360° y proporcionaron el golpe en el extremo inferior que es el sello distintivo de EDM.

Esta configuración altamente flexible y modular permitió la entrega tanto de contenido estéreo convencional como de contenido inmersivo. El sistema K1 proporcionó una entrega izquierda/derecha con L-ISA Immersive Hyperreal Sound añadiendo más detalles, dinámicas y efectos a la mezcla. El contenido multicanal fue creado específicamente para el sistema L-ISA por Jelle Neijs y Bart Revier de 3AM Media para la compañía holandesa Q-Dance, que han acogido escenarios en Tomorrowland desde 2005.

«Se aprovechó al máximo el sistema de sonido envolvente L-ISA 20.1», explica Sherif El Barbari, director de L-ISA Labs. «Thomas van Hoepen de Noizboyz logró más efectos en tiempo real, utilizando las capacidades de Q-LAB OSC para disparar señales del motor L-ISA Snapshot incorporado para el posicionamiento dinámico y una panorámica automatizada».

«Creamos mucha música personalizada para los festivales para ampliar la experiencia de los visitantes», dice Revier. «Nos sentimos como niños en un mundo desconocido con infinitas posibilidades cuando creamos el audio hecho a medida para L-ISA en Tomorrowland's Atmosphere Stage. La colaboración con L-ISA lleva la experiencia de Tomorrowland un paso más allá; junto con L-Acoustics descubrimos nuevas formas de ofrecer a los visitantes una experiencia sonora que nunca antes habían escuchado».

«L-ISA funciona increíblemente bien con la selección de música elegida para The Atmosphere Stage y fue genial poder jugar con la tecnología durante las secciones instrumentales», añade Joost Machiels, director de desarrollo de negocio de Phlippo Productions. «En Phlippo, estamos convencidos de que L-ISA aporta un valor añadido y, a medida que se preparen contenidos más específicos para ello, seguirá ganando terreno. Creo que hay mucho más por descubrir y eso es muy emocionante».

«El sistema L-ISA fue un gran éxito», concluye Doms. «Las sonrisas de los organizadores del festival lo decían todo. ¡Misión cumplida!»