Desde sus orígenes a principios de la década de 1990 como festival itinerante hasta su renacimiento en Chicago en 2005, Lollapalooza se ha convertido en un fenómeno mundial de festivales. Este año, la multitud que se reunió en los dos escenarios más grandes de Lollapalooza, Grant Park Stage y Bud Light Stage

El público escuchó sus canciones favoritas mejor que nunca gracias a los sistemas de altavoces L-Acoustics K1/K2.

La edición de Chicago de Lollapalooza, que se celebra anualmente en Grant Park, entre el impresionante horizonte y la costa de la ciudad, atrae a más de 400.000 fanáticos de la música durante cuatro días cada mes de agosto para experimentar la actuación de aproximadamente 180 artistas en ocho escenarios.

Los dos sistemas L-Acoustics, usados por Arctic Monkeys, Bruno Mars, The Weeknd, Jack White, Portugal. The Man, The National, Catfish and the Bottlemen, Vampire Weekend, ODESZA, y muchos otros, fueron suministrados y desplegados por proveerdos certificado de L-Acoustics LD Systems, con sede en Houston, lo que no es ajeno a las grandes producciones. Además de proporcionar refuerzo de sonido basado en K1/K2 para tres semanas sólidas de música country y pop en RodeoHouston cada marzo, la compañía también sirve como proveedor de producción para los dos escenarios más grandes del Festival de Música de Austin City Limits (ACL).

C3 Presents, con sede en Austin y emparejado con Live Nation, es el promotor detrás de ACL y Lollapalooza. Con LD Systems ya suministrando paquetes de audio e iluminación para varias de las etapas secundarias de Lollapalooza desde 2013, además de su probada trayectoria con ACL, el Director de Servicios de Producción de LD Systems, Robert Ausmus, se alegró de tener la oportunidad de traer despliegues aún mayores de equipos de L-Acoustics a las dos etapas principales del festival de Chicago.

«Soy un gran admirador del array de fuentes lineales K1 de gran formato», comparte Ausmus. «No solo tiene un alto rendimiento y un tiro increíblemente bueno, sino que también es un sistema extremadamente articulado. Nuestros despliegues en Lollapalooza este año nos recordaron lo increíble que es. Experimentar un sonido tan presente y rico a 150 metros de distancia es absolutamente adormecedor. K1 es el único asistente personal que conozco que puede hacer eso».

Entre las dos etapas, Lollapalooza este año presentó un absoluto «lollapalooza» de una configuración de audio. El diseño del sistema que se desplegó para la Etapa Grant Park consistió en colgadores principales izquierdo y derecho de seis K1-SB sobre 14 K1 sobre cuatro K2, con ocho K1-SB volando directamente detrás de cada uno de los dos arreglos principales. Las colgaduras laterales estaban compuestas de ocho K1 sobre cuatro K2, y se desplegaron un total de 36 subwoofers, configurados con 24 KS28 en el centro y flanqueados por cuatro SB28 por lado en una configuración de subwoofers en arco. Para el relleno frontal, se dispusieron ocho Kara de dos alturas en el borde del escenario, mientras que dos filas de tres arreglos cada uno con seis K1 cubrían la profundidad del campo para el retardo.

El Bud Lite Stage, desplegado por el técnico de sistemas LD FOH Rafael Rosales, presentaba cuelgues a izquierda y derecha de cuatro K1-SB sobre 14 K1 sobre cuatro K2, también emparejados con ocho K1-SB detrás de cada uno de los dos arreglos principales. Ocho K2 por lado sirvieron como colgantes de lado, y se utilizaron un total de 32 subconjuntos SB28, configurados en una configuración de subconjunto de arco. También se colocaron ocho rellenos frontales de Kara en el borde del escenario, y una sola fila de tres arreglos de seis K2 proporcionó retardo.

Los sistemas fueron alimentados y procesados por controladores amplificados LA8 alojados en los bastidores LA-RAK para giras, así como por los LA-RAK II equipados con LA12X para los subwoofers KS28. Una docena de coaxiales 108P autoamplificados fueron utilizados adicionalmente como monitores de campo cercano en FOH y como relleno de áreas VIP en ambos sitios de la etapa.

En cuanto a la contención del ruido en Lolla Chicago, el equipo de LD Systems apreció la directividad y la previsibilidad que proporciona L-Acoustics. «Las predicciones de Soundvision son tan precisas que dan miedo», dice Ausmus. «Tratamos de mantener el nivel bajo, que es típicamente el principal problema, en el recinto del festival utilizando un buen diseño de sistema, especialmente las diferentes configuraciones cardioides flexibles que ofrece el sistema L-Acoustics. Además, los altavoces de L-Acoustics son excelentes para ir sólo a donde están apuntando, y podemos ver eso en Soundvision de antemano, así que no tenemos que preocuparnos mucho por el derrame».

Una de las otras ventajas inherentes de K1/K2 es su aceptabilidad por parte del piloto. «Enviamos un resumen de audio a todos los artistas visitantes para darles una idea de los sistemas y no obtuvimos nada de nadie», señala. «Esa es la belleza de L-Acoustics. Hay muchas “armas de elección” ahí fuera, pero nadie -y me refiero a nadie- rechazará K1 y K2. Saben que tendrán un buen día. Hemos usado otros sistemas PA en el pasado donde ha habido algún tipo de retroceso por parte de los artistas, pero nunca hemos tenido retroceso con este sistema».

«Quedé muy impresionado por el rendimiento de todo el sistema», añade Julian Gates, de LD Systems, que fue el principal ingeniero de diseño de sistemas e ingeniero de sistemas de FOH para la etapa de Grant Park. «Incluso en la distancia más lejana del escenario, con la ayuda de los dos anillos de retardo K1, teníamos el contorno y el ancho de banda LF deseados para proporcionar la presión sonora requerida y aun así teníamos mucho espacio libre. A su vez, pudimos lograr una variación ponderada de 3 dB 'A' sobre el campo. Todo el sistema era extremadamente consistente de adelante hacia atrás. No podría estar más contento con los resultados que hemos conseguido con L-Acoustics».

 

*Traducción: Paloma P. Hermoso

*Photographies: Ryan Paulin and Charles Reagan Hackleman