Este verano, la cantante canadiense Céline Dion realizó una gira por la región asiática del Pacífico. Tras su comienzo en Tokio y Macao, donde había actuado por última vez hacía diez, trasladó la gira a un nuevo territorio, incluyendo Yakarta, Taipei, Manila, Bangkok y Australia, antes de concluir en Auckland, Nueva Zelanda.

La hazaña logística de trabajar cada sistema localmente, que dependía de la disponibilidad de los equipos, fue llevada a cabo sin problemas por el proveedor de audio de confianza de Céline Dion, Solotech, que logró un sonido consistente en todas las sedes de una maratón de 22 citas gracias a L-Acoustics K1 y K2, su red internacional de proveedores, y su consistencia de producto en todo el mundo.

Celine Dion LAcoustics 1

«Necesitábamos un sistema de altavoces que estuviera disponible en todos los lugares de la gira», dice Francois Desjardins, vicepresidente de I+D de soluciones tecnológicas de Solotech, un proveedor certificado de L-Acoustics KX Standard. «Esta fue la primera vez que utilizamos L-Acoustics en una gira de Céline Dion, pero lo hemos observando durante un tiempo y estábamos seguros de que conseguiríamos la consistencia de sonido que queríamos. No solo teníamos razón, sino que el apoyo que recibimos de los proveedores de L-Acoustics a lo largo del camino fue increíble».

Catorce proveedores, incluyendo Hibino, Winly, Forscink, Mata Elang, Jack Sound y Norwest, fueron contratados durante los dos meses de gira a través de los principales lugares de reunión: Tokyo Dome, Jakarta Sentul International Convention Center, Taipei Arena, Mall of Asia Arena en Manila, Impact Arena Bangkok y Spark Arena en Auckland. Todos ellos con diferentes requisitos. Gran parte de la información sobre el lugar de celebración fue suministrada por Alvin Koh, director de aplicación para Asia de L-Acoustics, a partir de la extensa biblioteca de planos del lugar de celebración de L-Acoustics. Desjardins y Jon Trudeau fueron capaces de modelar cada sistema en el software Soundvision de L-Acoustics con antelación, abordando los retos específicos de cada lugar. «El ingeniero de sistemas Jonathan Trudeau estaba en contacto directo con cada uno de los proveedores para que pudiéramos hablar con ellos sobre cómo se iba a instalar el sistema, y pudieron comprobar que todo funcionaba correctamente», explica Desjardins. «Hicimos esto para cada lugar y con Soundvision fue muy fácil. El "software" es bastante sencillo: simplemente se introducen los altavoces y se obtiene un resultado. Esto significa que siempre tienes un punto de partida consistente, por lo que solo es una cuestión de gusto s a la hora de afinar el sistema. Para todo lo demás, solo seguí las pautas. Con otro “software” que utilizamos, los resultados no siempre son tan buenos. Con Soundvision, siempre consigo el resultado que buscaba».

La capacidad de más de 40.000 espectadores en el Tokyo Arena requería el sistema más grande de la gira, que comprendía dos sistemas colgados de 16 K1 con cuatro K2 y un sistema colgado central de cuatro K2; dos bloques colgados de 20 K2 para el relleno lateral; otros dos de delay de 16 K2 cada uno y dos de 14 K2. Una docena de Kara proporcionó el relleno frontal, y dos ARCS Wide se colocaron a la izquierda y a la derecha en el borde del escenario para el relleno. La baja frecuencia fue manejada por 12 K1-SB, que volaron detrás de los cuelgues del K1, y 40 subwoofers de suelo SB28 colocados frente al escenario. Los subs de delay fueron se apilaron en cuatro pilas de tres SB28. 

A pesar del tamaño y la complejidad del Tokyo Arena, con el suministro y la carga del sistema por parte de la compañía local de soluciones de audio Hibino, Desjardins y su equipo lo pasaron de maravilla. 

«Hibino hizo el trabajo más fantástico para hacer realidad nuestro sueño de papel», dice. «El "show" de Tokio fue realmente complejo por muchas razones, y el hecho de que estuviéramos grabando en directo y que no podíamos entrar a la sala hasta medianoche, la noche del día anterior fue muy divertida. Esto significaba que había que montar el escenario, instalar las torres de “delay” y montar todo el sistema a tiempo para que el espectáculo comenzara a las 18:00 horas. Hibino no solo lo hizo, sino que lo hicieron en un tiempo récord. De hecho, ya estaban tres horas antes de lo previsto cuando llegamos. Fue increíble, y el ambiente era realmente relajado. Sentimos que habíamos logrado algo realmente especial; todo el público tenía un gran sonido y la sensación que Céline tenía en el escenario era realmente buena».

Desjardins se declara satisfecho con la uniformidad de los sistemas de un país a otro y con el apoyo que ha recibido. El reporta que Denis Savage, mezclador de FOH, también estaba satisfecho con el resultado final. «Hay un trabajo en formación y educación de L-Acoustics en Asia», afirma. «Es importante que la familia L-Acoustics sea sólida y consistente a medida que se desplaza de un país a otro y que no se añada nada innecesario al sistema. El soporte que tuvimos desde la primera vez que hablamos con L-Acoustics en París y Los Ángeles, así como con Alvin en Asia y los proveedores locales han sido increíbles».

«Llevo trabajando con Céline durante 26 años, he enfrentado muchos retos y he recibido un gran apoyo a lo largo del camino y L-Acoustics ha estado a la altura de nuestras expectativas. Me alegró mucho que el sistema se tradujera bien del papel a la realidad. Desde el principio hasta el final, fue una aventura positiva. Me encantaría hacerlo de nuevo».

*Traducción: Paloma P. Hermoso