Durante la última década, el líder de Bon Iver, Justin Vernon, ha emergido de los bosques de Wisconsin como uno de los compositores más inventivos de la música moderna. Aunque comenzó sonando parecido a la música folklórica, Vernon ha explorado todo, desde el pop de cámara rústico hasta los inquietantes collages texturales de vocoders y electrónica.

Con una gama tan amplia de elementos sonoros en la mezcla, en el espectáculo de Bon Iver en el Santa Barbara Bowl se utilizó un sistema L-ISA Hyperreal Sound que sirvió como una oportunidad inolvidable para que 4.500 afortunados fans escucharan al grupo en un paisaje sonoro expansivo y panorámico por primera vez.

«Los discos de Bon Iver son increíbles y ganadores de premios Grammy, pero cualquiera que los haya visto actuar rápidamente le dirá que su show en vivo es infinitamente mejor», dice Scott Sugden, de L-Acoustics. «Y nada de esto está pregrabado o programado en código de tiempo. Todo se hace en vivo, orgánica y dinámicamente, por la banda, que nunca toca el mismo set dos veces».

Conociendo la reputación del grupo por montar un show atractivo en un PA tradicional de izquierda a derecha, Sugden invitó a Xandy Whitesel, ingeniero de Bon Iver FOH, a unirse a él y a Carlos Mosquera de L-ISA Labs en la sede norteamericana de L-Acoustics en Westlake Village para explorar el potencial aún mayor de L-ISA.«Traje una multipista de un concierto en vivo que había mezclado en una sesión de Cubase, e inmediatamente me impresionó la facilidad con la que mi mezcla estéreo se transfirió a L-ISA», recuerda Whitesel. «Después de un cuidadoso posicionamiento espacial en el procesador L-ISA para cada canal, se necesitaron muy pocos cambios en el ecualizador y en el nivel para un producto muy presentable. Eso comenzó el crítico proceso de convertir mi cerebro de una presentación estéreo, o en su mayor parte mono, a la configuración de la L-ISA Scene/Extension y cómo aplicar L-ISA al espectáculo actual de Bon Iver».

LA Bon Iver COLLAGE

Se tomó la decisión colectiva de organizar un concierto de L-ISA en el Santa Barbara Bowl, que anteriormente había sido el escenario de un exitoso espectáculo de L-ISA a cargo del dúo de Chillwave ODESZA a principios de año.

Para el rendimiento único de Bon Iver Bowl, Clearwing Productions voló una configuración 7.1 L-ISA compuesta por tres suspensiones centrales de ocho L-Acústica K2 más cuatro Kara hacia abajo emparejadas con dos suspensiones adyacentes de 14 Kara para el sistema de escenas de cinco arreglos. Este arreglo fue flanqueado por dos cuelgues exteriores de nueve recintos Kara cada uno para el sistema de extensión, mientras que una docena de subwoofers KS28 volaron en dos arreglos cardioides directamente detrás de los cuelgues K2 centrales para LF focalizados.

Nueve coaxiales X8 repartidos a lo largo del labio del escenario, mientras que dos ARCS II a cada lado del escenario proporcionaban cobertura para los ventiladores en los lados extremos del escenario. Los controladores amplificados LA8 y LA12X de L-Acoustics alimentaron todos los armarios, y un par de procesadores L-ISA de FOH generaron la espacialización de la muestra.

La alineación de músicos de Bon Iver es tan ecléctica como su repertorio, desde tan sólo tres artistas hasta más de 20, dependiendo del espectáculo. En el Santa Barbara Bowl, la banda se presentó como un grupo de cinco músicos, con un baterista de tiempo completo y cuatro multi-instrumentistas en voz, guitarra, teclas, bajo, saxo, percusión y una segunda batería.

«Incluso con sólo cinco personas, todavía teníamos 85 entradas discretas que venían del escenario, y el mayor consumidor de entradas es que teníamos dos kits de batería y pilas de electrónica, la mayoría de las cuales son estéreo», describe Whitesel, quien manejaba una consola SD7 de DiGiCo en FOH, que estaba emparejada con una SD5 en el escenario para monitores, mezclada por Donato Paternostro. «L-ISA es actualmente capaz de 96 entradas, así que le di cada una de mis 85 entradas como salidas directas de canal, y terminé enviando retornos de efectos».

Aunque la banda no buscaba hacer algo «artificiosamente» sonoro, estaban entusiasmados con la separación que los elementos vocales, musicales y de percusión tendrían durante el show. «Con dos bateristas a menudo haciendo cosas muy diferentes, normalmente habría un cierto elemento de desenfoque en un sistema estéreo donde todos estos elementos compartirían la misma posición en la mezcla L/R», dice Sugden. «Pero con L-ISA, Xandy fue capaz de esparcir todo muy naturalmente por sus posiciones en el escenario y se podía escuchar claramente a ambos, lo cual es una rareza».

El director de producción de Bon Iver, James Dean, quedó debidamente impresionado: «Caminando por el recinto, es más fácil colocar los instrumentos en el campo de visión usando los oídos», dice. «Era mucho más fácil darse cuenta de qué baterista estaba haciendo qué parte. Era como usar auriculares, pero sin los auriculares, ¡muy detallados! Por la cantidad de subs en el sistema también me sorprendió mucho la claridad y la fuerza de la parte baja. No me esperaba eso».

Como ingeniero de FOH y máximo responsable de la toma de decisiones en la mezcla L-ISA del programa, Whitesel dice que caminó extensamente por el lugar durante el día de ensayo de la banda y realizó pruebas de sonido para escuchar críticamente. «Encontré que la mezcla y la imagen en el frente de la casa fue presentada de manera impresionante en casi todos los asientos de la casa, lo cual fue fantástico», dice. «Mi principal objetivo para este espectáculo era aumentar la percepción de la anchura y la calidad de audio para la mayor parte de la audiencia, lo cual fue absolutamente cierto. L-ISA está a la altura de sus expectativas».

El ingeniero informa que el programa real tuvo algunos momentos sorprendentes, incluso para él. «En un momento dado, durante la parte de dúo de “45”, noté que la imagen estaba inclinada hacia la derecha debido a la escasa instrumentación y a la ubicación del saxo», dice. «Después de un momento de ansiedad, recordé que esto es L-ISA y que todo el mundo puede oírlo todo muy bien. Este sistema está bien con el paneo obvio».

«Como cada elemento sonoro tiene su propia identidad en el paisaje sonoro más amplio, también tuve varios momentos durante el concierto en los que noté cosas que nunca antes había notado. Y, como ingeniero de mezclas, el poder identificar elementos para operar con rapidez y precisión hizo que la mezcla de esta compleja banda fuera más fácil, rápida y divertida aún más. La actuación fue fácilmente mi espectáculo favorito de Bon Iver en los últimos tres años. Logramos una hermosa, enorme, amplia, inmersiva y atractiva presentación de la música de la banda, y resultó magnífica».

Uno de los mayores atractivos, según Dean, fue que L-ISA realmente ayudó a fomentar un vínculo más comunitario entre los artistas en el escenario y su público. «El sistema realmente crea una sensación más realista e invita a la gente a subir al escenario», dice. «De hecho, Justin se dio cuenta de que había muy pocos teléfonos celulares durante este programa, lo que significa que la gente estaba totalmente `en el momento' y comprometida. Con L-ISA, todo es muy íntimo».

Un crítico de The Santa Barbara Independent se hizo eco de este sentimiento, alabando el «panorama sonoro más amplio» que se había logrado con L-ISA, y subrayando el elevado sentido de conexión, afirmando: «A menudo he salido de las actuaciones de Bowl con esa sensación de sentirme a medias alejado de la música, como si estuviera siempre por allí. Pero el programa de Bon Iver elevó mi noción de lo que pueden ser los programas de Bowl».

 

*Traducción: Paloma P. Hermoso

*Fotos: Matt Benton