Con capacidad para 200 personas y un estilo que combina lo mejor de las discotecas de los 70s con los “antros” del nuevo milenio, Otto Bar es un elegante club nocturno ubicado en el corazón de la colonia Roma.

El exclusivo club nocturno mejoró su sistema de sonido con Bose Profesional . El espacio se presenta como una alternativa única para escuchar música House, Nu-Disco y Downtempo con la mejor fidelidad sonora gracias a la inclusión de un sistema Bose Profesional compuesto por altavoces portátiles de Arreglo Flexible F1 Model 812, subwoofers F1 y altavoces compactos multi-posición Bose S1 Pro.

En este club, decorado con espejos en techos y paredes, luces indirectas multicolor y cortinas que dividen la pista de baile de la zona de mesas y al mismo tiempo seccionan el lugar de acuerdo con las necesidades del evento o afluencia del mismo, el equipo técnico instaló cuatro altavoces F1 Model 812 y cuatro subwoofers F1 de Bose Profesional para crear un ambiente inmersivo y festivo en el espacio.

“Necesitábamos un sistema de sonido con la mejor fidelidad, buen volumen y buenos bajos; algo que te hiciera sentir la música al escucharlo”, comenta Víctor Mondragón, socio y booker del Otto Bar. “[Bose F1] lo sientes vibrar, pero incluso a un volumen alto puedes platicar y escuchar a las otras personas sin tener que esforzarte”.

Bose Otto bar 2HI

El arreglo flexible de los altavoces F1 se conjuga a la perfección con la disposición del espacio de Otto Bar, ya que, al estar suspendidos en la parte alta del recinto (cerca del techo, los propios músicos o ingenieros de sonido pueden fácilmente cambiar el patrón de cobertura del equipo y dirigirlo directamente al público si así lo requieren, o bien, apuntarlo hacia arriba y dejar que las ondas reboten y se distribuyan a cada rincón del lugar. Este arreglo se complementa con cuatro subwoofers F1, especialmente colocados al nivel de la audiencia, que entregan ese famoso “golpe” en el pecho cada vez que el DJ da rienda suelta a las frecuencias graves.

La cabina del DJ, por su parte, añade un par de altavoces Bose S1 Pro a manera de monitor para mantener a los músicos concentrados en el flujo de sus mezclas y la precisión en sus crossfades, sin necesitar de aislarse completamente del bullicio de las personas con un par de audífonos.

Un concepto viajero
Ya con un año de arraigo y experiencia en su sede actual, Otto Bar ahora busca explorar nuevos destinos con una presencia itinerante en diferentes eventos a lo largo y ancho del país, a través de activaciones tipo pop-up que se manifiestan como versiones temporales de sí mismo (con el mismo concepto audiovisuala dentro de festivales y celebraciones en Tulúm, Playa del

Carmen o la Riviera Maya
Los sistemas F1 y Bose S1 Pro cubren perfectamente las necesidades móviles de Otto Bar ya que son equipos portátiles (con un peso de 20.1 kg y 7.1 kg, respectivamentea y versátiles que pueden montarse o desmontarse fácilmente de su ubicación normal dentro del club y acompañar a los DJs residentes o artistas invitados donde quiera que la activación se lleve a cabo, ya sea un espacio abierto en la playa o un recinto cerrado en la ciudad.

S1 Pro cuenta incluso con una batería recargable que ofrece total autonomía y libertad de movimiento a los usuarios, y funcionamiento sin cables al utilizarlo en modo Bluetooth con un dispositivo móvil compatible.

“En un lugar de música electrónica el audio es clave. Todo el mundo está encantado con la fidelidad del sistema, todos nos han felicitado por el sonido”, concluye Víctor Mondragón.