Mientras Yamaha celebra los treinta años de la creación de su primera mesa de mezclas digital, el buque insignia de la empresa, la Rivage PM10 continúa ganando adeptos en todo el mundo. La última en unirse a los fans de Yamaha es la suiza smARTec Veranstaltungstechnik AG.

smARTec lleva usando las consolas digitales de Yamaha desde hace diez años. Ya había invertido antes, en 2006, en una M7CL-48 y, desde entonces, su inventario no ha hecho más que crecer con consolas M7CL, LS9, 01V96, PM5D y varias series CL.

«Nuestros clientes confían en que les ofreceremos los mejores servicios y las consolas de Yamaha nos ayudan a hacerlo», explica Mark Steinemann de smARTec. «Cuando empezamos a explorar la faceta de los eventos nos encontramos con que Yamaha nos ofrecía herramientas de trabajo precisas y analíticas que necesitábamos». «Otra gran ventaja es que no necesitamos formar a los técnicos freelance. Yamaha es una empresa muy conocida en sector suizo así que la mayoría de los técnicos ya han trabajado con ella», añade Steinemann.

En otoño de 2016, smARTec recibió el encargo de dar cobertura a una producción de gran escala que mezclaba una orquesta de música clásica y música pop y del mundo. Se necesitaron más de 100 entradas, además de una serie de demandas importantes en términos de calidad de sonido, distribución de la señal y número de salidas. El montaje necesitó también un sistema de monitores para 22 mezclas IEM, más 10 extra.

«Las demandas seguían creciendo y en algunos eventos las consolas CL se saturaban, llegando al límite de su capacidad. Ya habíamos hablado antes sobre invertir en una Rivage PM10, pero esta producción la que nos hizo actuar de una vez por todas», explica Steinemann.

La capacidad y la calidad del sistema Rivage PM10 fueron claves para que smARTec se decantase por esta consola. «La calidad de los preamps es impresionante. Si la comparamos con otros que existen en el mercado los deja en ridículo; pero la verdad es que las condiciones vitales fueron que la red TWINLANe pueda integrar hasta 400 canales y que se pueda conectar a Dante», continúa Steinemann. «Hemos recibido muchos elogios por el proceso de trabajo y la experiencia de usuarios. Los técnicos de monitores han resaltado el trabajo de los dos busses de monitores y cues, y los FoH se entusiasman por el proceso de integración, como el TC6000, y la gran cantidad de compresores y EQ entre los que elegir. Soy muy fan del Rupert Comp 754 y el procesador SILK».

A pesar de que el sistema Rivage PM10 cayó en sus manos a finales del año pasado, smARTec ya lo ha usado en varias producciones. «Organizamos un evento privado en el estadio de hielo en diciembre con dos escenarios controlados por una sola consola FoH», puntualiza Steinemann. «Usar el Rivage PM10 significó que pudimos aprovechar las dos mezclas estéreo gemelas, separando las matrices a las dos PA sin necesidad de usar un sistema para cada una. La distribución de canales y la distribución de la señal a través de TWINLANe se llevaron a cabo muy fácilmente». A esto añade que «las consolas son perfectas para nuestras producciones más grandes y para los conciertos que demandan una calidad de audio elevada como los de clásica o jazz. Las utilizaremos como FoH y monitores en los festivales en exteriores».