D-Dream apuesta por cines Drive-In con CHAUVET Professional

Los Drive-In, también conocidos como autocines, son todo un icono de la cultura estadounidense. Ahora, después de 87 años desde su fundación, se han visto revitalizados y con ánimos renovados debido a las restricciones sociales de la pandemia.

La vuelta de los autocines ha sido evidente, especialmente en Europa, donde han aparecido nuevos cines desde la costa báltica hasta la mediterránea.

En la zona oriental de Flandes, el gobierno local de Wichelen optó por la vuelta al autocine con un enfoque algo distinto. Por lo tanto, se emprendió un proyecto liderado por el alcalde de la ciudad (y también director), Kenneth Taylor, para instalar varios autocines repartidos por toda la ciudad.

La productora belga de eventos D-Dream fue la encargada de realizar el proyecto. En palabras de Elke Scheirs de D-Dream: “El ayuntamiento de la ciudad contactó con nosotros para realizar la instalación. Y como el concepto de Drive-In iba a moverse de un sitio a otro, necesitábamos contar con sistemas que nos proporcionaran la flexibilidad adecuada”.

D-Dream creó el autocine alrededor de una videowall LED de 8x4 metros, formada por 64 paneles F4IP de CHAUVET Professional. “Debido a las posibles causas climáticas, los paneles habían de contar con clasificación IP. En este sentido, resultaron estupendos, tanto ante la lluvia como ante el calor”.

CHAUVETPro D Dream DriveIn 1

El contenido de las videowalls podía visualizarse perfectamente, aun cuando no era de noche todavía. Esto se debió a su espectacular salida de los paneles con 5.500 nits. También fueron decisivos en la calidad el paso de píxeles de 4,8 mm y los 3.840 Hz de los paneles, que posibilitaron la reproducción nítida y sin interrupciones del contenido.

Todas las sesiones de cine se celebraron siguiendo estrictas condiciones de seguridad y distanciamiento en cada uno de los puntos en que tuvieron lugar. La asistencia se limitó a 200 personas y cada coche se situó a 1,5 metros de los demás.

En algunos espacios, hubo hasta quien disfrutó de la película en coches retro de los 50. Pero, como hemos dicho, nada de esto tuvo lugar en EE.UU., sino en una pequeña comunidad de Flandes. Sea cual fuera el caso, todos los asistentes pudieron disfrutar de una velada de verano mágica, y toda una experiencia en estos tiempos tan complicados.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Suscríbete

Buscar