airbanner

Astera colabora para la fabricación de mascarillas a nivel mundial

En tiempos en que la adaptabilidad, la experiencia y la innovación más que ventajas, son aspectos esenciales, Astera ha decidido dinamizar la actividad de su fábrica en Shenzhen (China) de 10.000 metros cuadrados para la fabricación de equipos de protección personal (EPP).

Como todos conocemos, el mundo necesita urgentemente equipos de protección personal para combatir de manera efectiva la pandemia del Coronavirus.

Norbert Ernst, CEO de Astera, comentó cómo la empresa iba a reducir temporalmente su personal debido a la disminución de las operaciones en la fábrica y, de repente, un cliente llegó y preguntó si la fábrica estaría dispuesta a reinventarse durante la crisis y dedicarse a la fabricación y producción de mascarillas. 

Astera FactoryFaceMask 1


"Como era lógico, aprovechamos la oportunidad. De este modo, podíamos mantener a nuestros empleados trabajando a tiempo completo, además de contribuir a la fabricación de equipos de protección, fundamentales para la contención del virus".

Ernst también cree que el hecho de seguir con la actividad de producción beneficiará a la fábrica cuando haya que volver a la rutina de producción del negocio LED. 

En la fábrica se están fabricando y empaquetando dos tipos de mascarillas: las higiénicas desechables y las máscaras de respiración KN95. El procedimiento de seguridad es meterlas en bolsas de plástico previamente esterilizadas que luego se sellan y, finalmente, introducirlas en cajas que también son aseguradas para su envío y transporte internacional. 

Más de 250 personas trabajan en la fábrica en condiciones normales en todos los departamentos. Y, en concreto, para este proyecto trabajan unas 100 personas procedentes de los departamentos de producción, control de calidad y almacén. El equipo de contratación de la empresa también está barajando la posibilidad de contratar a otros 100 trabajadores temporales. 

Astera FactoryFaceMask 2


Los contratos temporales que se están realizando tienen una duración de 3 meses, después de los cuales, existirá la posibilidad de retomar la producción cotidiana de LED o de seguir un poco más con la producción de estos equipos.

La fábrica de Shenzhen cuenta con todos los elementos necesarios para facilitar la cadena de producción, así como mecanismos de otros departamentos, como los relativos a las ventas o al equipo de I+D. El control de la calidad de los productos y sus procesos junto a la valía del equipo ingeniero de Astera, aúnan fuerzas con las destrezas de gestión local de la fábrica. Todo el procedimiento cuenta con la supervisión y aprobación de la administración y dirección de la empresa en su sede en Múnich (Alemania), junto a los departamentos de ventas y marketing. 

Después de veinte años trabajando en China, Astera ha adquirido lograr la mejor combinación de los valores asiáticos y europeos, logrando un flujo de trabajo ambicioso basado en la energía, cooperación, creatividad y eficiencia.

Te puede interesar

Suscríbete / news

Suscribete

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta