Robe ama los años 90 en España

La década de 1990 es un periodo popular para renacimientos musicales, y a los españoles les gusta bastante el Eurobeat, un género musical rítmico que elevó el festival "Love the 90s" a la cultura popular. Se celebró durante tres extravagantes shows en Madrid, Sevilla y Valencia.

El diseñador de iluminación y espectáculos Eduardo Valverde, de Pixelmap Studios con sede en Madrid, fue el director creativo este año y, entre sus instrucciones, se incluía la concepción de la imagen de configuración del tablado, la arquitectura del escenario (incluyendo las pantallas LED) y la iluminación. 

En su proyecto de iluminación, de aproximadamente 150 robóticas Robe, destacaron (entre otras) luminarias Pointe, MegaPointe, LEDBeam 150 y LEDWash 800, con tres sistemas RoboSpot que funcionaron con luminarias BMFL Spot. Todo fue proporcionado por la empresa de alquiler Fluge.

Dada la variedad de locales, el diseño de rig era ligeramente diferente en todos los shows, pero las Robe estaban en el corazón de la estética de cada uno de estos enérgicos conciertos. El espectáculo duró todo un día con la participación dinámica de Dr. Alban, La Bouche, Sonique y muchos otros sonidos clásicos de la época.

Diseño del escenario

Este año el diseño del escenario cobró una nueva dimensión cuando Eduardo y su equipo crearon una experiencia de casi 360 grados, con un principal de 45 metros de ancho y una pasarela que dividió en dos al público que estaba cerca del frente, con un segundo tablado circular en la punta.

Robe 1

Sobre este escenario B hubo una enorme "bola de discoteca" de 9 metros de diámetro, compuesta por un rigging en curva, con luces y un gran anillo LED. Para algunas partes del show, la cabina del DJ estaba ubicada en el tablado B, lo cual ponía a los artistas en el medio de los fans y proporcionó aún más energía al show, aumentando el nivel de emoción.

Este concepto de 360 grados, en el cual la producción envolvió a 270 grados del escenario, dejando sólo un pequeño espacio entre bastidores y para el equipo técnico, fue el punto de inicio para la iluminación porque significó que había múltiples ángulos de perspectiva, también para las cámaras que tuvieron que cubrirse con luces. 

También había una gran cantidad de pantallas LED volando alrededor del tablado (de 380 metros cuadrados en total), incluyendo varias piezas distintivas de pantalla en forma de rombo. Asimismo, había algunos trusses de iluminación circulares que definían aún más la arquitectura y mantenían la "curvatura" de la estética de producción.

En Madrid, el espectáculo se montó en el WiZink Center (con aforo para 17 mil personas), un sitio fantástico con una capacidad de carga importante en el techo, lo cual facilita las producciones más ambiciosas.


Para las versiones en Valencia y Sevilla, se instaló un soporte de piso que medía 20 metros de altura y todos los elementos principales de producción y los de arquitectura (incluyendo la bola de discoteca) se colgaron de ahí. La iluminación se dividió en tres zonas. 

La primera estaba encima del escenario principal e incluía una gran rejilla en el techo, con trusses circulares colgando por debajo y proporcionando posiciones adicionales de iluminación. Esta zona también incluía las pantallas de video en forma de rombo.  

La segunda zona cubría la pasarela. Se volaron trusses arriba para proporcionar posiciones de iluminación para cubrir el paso de gatos en sí y el público en ambos lados. 

La tercera zona de iluminación estaba alrededor de la cabina del DJ en el escenario B y la bola de trussing que orgullosamente simulaba la legendaria bola de espejos de las discotecas de los años 90. La bola tenía 48 Robe LEDBeam 150 para crear efectos dinámicos de haz. 

Robe, a cargo de la iluminación

Eduardo especificó todas las luces, y con frecuencia la robótica que prefirió fue Robe. En esta ocasión, tomó esta decisión porque las luminarias ofrecían todo el brillo y las características necesarias para trabajar con la gran cantidad de LED en el espacio y ayudar a crear el look y los escenarios deseados. 

La iluminación también tenía que ser fluida y flexible para cada zona, así que necesitaba luminarias con una buena variedad de funciones, y estos cinco tipos de robóticas Robe le proporcionaron una base de iluminación ideal para el show. 

En el escenario principal se necesitaba una contraluz para crear efectos espectaculares de haz que marcaran su ruta a través del campo de luz ambiental de las pantallas. Para eso escogió las luminarias MegaPointe, por su gran intensidad.

Para iluminar el área del esceario en general y crear diferentes entornos, funcionaron muy bien las LEDWash 800. Llenaron de color la pista de baile y crearon efectos de haz secundarios. 


La idea original era tener un rig entero de luminarias MegaPointe, pero para no irse demasiado del presupuesto para la iluminación, se necesitó un enfoque ligeramente diferente de luminarias combinadas que lograsen el resultado. En el piso, se escogieron luminarias Pointe y MegaPointe como luminarias compactas "multi-funcionales" con energía masiva. Las cuatro BMFL Spot en el sistema RoboSpot estaban todas montadas al truss frontal y operaban desde cuatro estaciones base ubicadas en las posiciones de los dimmer.

Para la cabina del DJ y la bola de espejos, la opción perfecta fue unas LEDBeam 150 ¡para conseguir rayos poderosos que rebotaran de la bola! De hecho, Edu reconoce que hicieron pruebas con varias luminarias pequeñas de otros fabricantes antes de comprometerse... Pero ninguna fue mejor que la LEDBeam 150. Esta venció a sus rivales en todos los criterios: por su tamaño, peso, potencia y zoom. "¡Ganó fácilmente!", sostiene Eduardo.

Robe 2

Además de las luminarias Robe, en la estructura había aproximadamente 50 faros LED flood y 400 regletas LED. Sin duda el gran reto en este proyecto fue hacer funcionar y poder controlar más de 600 luminarias, de las cuales más de 400 eran robóticas o inteligentes. Además de que el ambiente era prácticamente de 360 grados, desde la posición de operaciones era imposible ver lo que ocurría en todos los lados. Así que los periodos de la configuración, la programación y la definición de los aspectos técnicos fueron intensos y complicados, y aunque la visualización haya sido extensa y minuciosa, no había modo de saber cómo funcionaría todo combinado antes de probarlo en el sitio.

El formato general de los shows era que cada artista participaba con un máximo de 4 tracks, así que se necesitaban muchos cambios rápidos para mantener el ritmo. 

Equipo multidisciplinar 

Toda la preparación por adelantado y los detalles que se vieron en conjunto con los agentes, productores y equipos creativos de los artistas significaron que Edu y su grupo recibieron la mayoría del contenido específico de video con antelación y pudieron programarlos en los servidores multimedia del show. También pudieron pre-visualizar mucha de la iluminación para cada uno y combinarlo con el contenido de video, etc.

Todo el stock Robe de Fluge fue proporcionado por EES, el distribuidor español con sede en San Sebastian. 


El programador y operador de iluminación Juan Manuel Lázaro y gerente de proyecto Carlos Fernández se unieron al equipo FOH de Edu. El responsable del equipo de iluminación fue Bochi Piaggio; el equipo propio de la producción para video artístico fue compuesto por David Inlines, Sergio Puig y Carlos F., quienes produjeron el contenido a medida. 

El concepto de diseño para la próxima edición del espectáculo "Love the 90s" se inició prácticamente en el mismo momento en que acabaron los shows del pasado año. A Edu le entusiasma la diversión y la libertad creativa que siente al trabajar en un proyecto como este, y junto con Pixelmap Studios, ya se encuentra trabajando en la edición de 2020.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Suscríbete gratis

Buscar

Síguenos

¿Cuál es tu red preferida?