airbanner

La sala de conciertos polaca de Cavatina tiene ya el mayor sistema inmersivo L-ISA de toda Europa central

A principios de este año abrió sus puertas la sala Cavatina de Polonia, un edificio multipropósito único en su especie que fusiona lo cultural y lo empresarial bajo un mismo techo. Como la única sala de conciertos privada de todo el país, sus propietarios se encargaron también de que el lugar fuera todo un referente en el panorama cultural europeo.

El edificio cuenta con seis plantas y una superficie de más de 9000 metros cuadrados de avanzadas oficinas, una sala de música de cámara y un estudio de grabación de vanguardia. Sin embargo, la pieza central del edificio la conforma su sala de conciertos para 1000 personas, equipada con un avanzado escenario, la última tecnología AV integrada en una red digital y analógica y el sonido inmersivo e hiperrealista de L-ISA de L-Acoustics (proporcionado por la distribuidora certificada de la compañía en el país, Audio Plus de Varsovia).

La consultora inmobiliaria encargada de la construcción del edificio fue Cavatina Holding, una de las más importantes de Polonia. El lugar que eligieron para levantarlo fue la cosmopolita ciudad sureña de Bielsko-Biała, un epicentro industrial y artístico situado en el hermoso paraje montañista de Beskidy. Esta ciudad también es la sede de eventos como el festival de jazz Bielska Zadymka Jazzowa, que ahora también se celebra en la Sala Cavatina.

LA CavatinaHall 1

“No nos cuesta afirmar que Cavatina es uno de los mejores centros de su clase de todo el mundo, y simboliza una mezcla perfecta entre lo comercial y lo artístico en un recinto vanguardista y singular”, confiesa Katarzyna Pytlarczyk, directora de la Fundación Fiducia, compañía encargada de administrar Cavatina. “Esta sala de conciertos ha nacido para que todo tipo de música pueda darse cita en sus instalaciones. Para ello, su acústica saca lo mejor de cualquier sinfonía de cámara, así como de actuaciones de pop/rock”. Todos los elementos de la sala de conciertos han sido construidos con un minuciosa atención al detalle y a la calidad, desde los asientos hasta los gabinetes ocultos en las paredes, balaustradas y cortinas automatizadas. La instalación de un sistema L-ISA también ha sido una decisión lógica en este proceso. “Ahora somos una de las pocas salas de Europa en contar con un sistema de audio como este, lo que nos sitúa un paso al frente”, añade Marcin Smolik, productor y director general en Cavatina. “El interés que despierta esta tecnología es fascinante. Y el placer que transmite a los artistas y al público se traduce en calidad”.

Con muchos años de experiencia en el sector AV, Audio Plus fue la seleccionada para decidir la instalación sonora del espacio. El equipo de Audio Plus, junto a otra serie de distribuidores y subcontratistas, fue el único que trabajó en el proyecto desde la fase inicial hasta su finalización, apoyando así todo el proceso de instalación e integración.

LA CavatinaHall 2

“Cuando se nos ofreció hacernos cargo de la instalación, ya entendimos la magnitud de este proyecto y las oportunidades que nos ofrecería para diseñar la tecnología de sonido del futuro”, recuerda Sylwester Wojcieszek de SDST, encargado del diseño tecnológico. “Durante las primeras conversaciones, decidimos de inmediato que queríamos un sistema de sonido envolvente 360º y los equipos L-Acoustics era los que mejor se ajustaban a nuestras necesidades”.

 

“Con el paso del tiempo y el uso asentado del estéreo en conciertos, hemos ido conociendo nuevos compromisos”, continúa diciendo Willi Klein, ingeniero de aplicaciones en L-Acoustics

 

“Siempre había sido algo limitada la sensación de espacialidad en grandes públicos, pues solo oíamos la música procedente de los arrays del escenario, y no tanto la música procedente de los instrumentos del escenario. L-ISA proporciona una experiencia cruda y sin aditivos, y todo se escucha tal y como debería”. La tecnología L-ISA es completamente envolvente y consistente en todas las zonas del público.

El equipo de Cavatina se esmeró todo lo posible para conseguir que la calidad del sistema no se viera comprometida y pudiera ser auditada en la oficina londinense de Sound Space Vision. Asimismo, la eficacia del diseño técnico también fue testada en el Departamento de Acústica del Instituto de Tecnología de la Construcción de Varsovia. Allí se probó un esquema acústico y virtual de la sala, donde había algunas zonas de madera (parte baja de los balcones) y varias cajas de resonancia que se sintonizaron cada una de una manera. Así, pudieron garantizar que todos los elementos sonoros funcionaran en completa armonía, algo que reforzó aún más el papel de Audio Plus.

LA CavatinaHall 3

Esta instalación de L-ISA convierte a Cavatina en una de las salas europeas de mayor importancia en el ámbito inmersivo. Un total de 141 gabinetes de L-Acoustics han sido distribuidos en torno a una configuración 360º. El sistema frontal (que abarca todo el escenario) cuenta con siete sistemas de colgado formados por seis Kiva II y un SB15m, apoyados por otros cuatro subwoofers KS28 suspendidos por encima del público y orientados hacia abajo. Ocho 5XT se desplegaron para el relleno frontal espacial, mientras que otros nueve 5XT se dispusieron para la cobertura de los asientos de los dos balcones detrás del escenario. Por otra parte, dos X8 se utilizan como relleno interno y otros seis X8 para la cobertura de los balcones, mientras que otros 28 X8 (14 en cada nivel de balcón) se colocaron para la reproducción de efectos especiales. La configuración completa es alimentada por dos procesadores L-ISA redundantes.

De la monitorización del escenario se encargan 23 equipos, entre los que se encuentran los X8, X12 y X15HiQ. Todo el sistema está alimentado por una combinación de amplificadores LA4X, LA2Xi y LA12X, sumando entre todos una potencia de 108 kW. Y por si fuera poco, para otros eventos en espacios como el vestíbulo o la sala de música de cámara, la organización del espacio también adquirió un sistema móvil Syva, más destacado por su belleza estética y por su excelente calidad sonora.

Y es que el cuidado por la estética jugó un papel importante en Cavatina. No nos dejemos engañar por esta sala de 1000 localidades, donde el sistema de audio destaca por pasar desapercibido hasta el punto de que casi ni se ve. Cavatina también es la primera sala del país en usar el seguimiento automático de objetos, gracias a la cual se pueden seguir los movimientos de los músicos, los actores o los presentadores y plasmarlos en tiempo real desde los sistemas de sonido e iluminación. Con esta tecnología también se pueden automatizar varios movimientos escenográficos o, incluso, activar otra serie de efectos multimedia de manera automática. En el corazón del sistema se sitúa un procesador TTA Stagetracker Core, que puede comunicarse con los transmisores del sistema mediante antenas. El director del evento cuenta con 32 transmisores Stagetracker Tag, que puede asignar a cualquier músico o actor sobre el escenario.

 

El proceso hasta llegar a concebir y crear esta configuración de audio fue largo; así se explica que sea una de las más grandes del país

 

Existen un total de 43 conexiones de señal instaladas por todo el recinto, situadas en el escenario, el público, los bastidores, el vestíbulo, el estudio de grabación, las estaciones de iluminación, la azotea para los conciertos al aire libre y en el garaje para los camiones de producción. Cada conexión integra tanto entradas analógicas como digitales (coaxial, óptica y CAT 6A) y todas las se comunican con la sala de amplificación, donde pueden acoplarse sin problemas. También se dispusieron algunos pares trenzados para las cuatro posiciones de mezcla FOH y monitorización, lo que facilita la conexión de cualquier consola externa. Como las señales pueden viajar a cualquier lugar y con cualquier formato, cualquier sistema se vuelve moldeable y no es necesario luchar contra él. Y en lo que respecta a la distribución de señales, estas también pueden grabarse y emitirse en directo desde cualquier lugar, así como desde el propio estudio de grabación.

LA CavatinaHall 4

La sala de conciertos también está equipada con cuatro consolas Quantum 338 de DiGiCo, una para el FOH y otra para la monitorización. La distribución de la señal entre la posición FOH y el estudio de grabación se realiza mediante una red integrada Optocore, con convertidores AuviTran. Las señales hacia el estudio o hacia algún camión de producción se envían a través de Dante, MADI o por analógico. El sistema Optocore/Auvitran puede soportar hasta 1856 señales digitales. Las señales analógicas están divididas por un divisor analógico de 96 canales y Optocore puede soportar otras 96 señales analógicas. Gracias a todo esto, se obtiene el método más completo y versátil de distribución de señal.

Smolik de Cavatina quiso señalar que el local “se centrará en destacar el papel del público, y no del artista”. Tomasz Ibrom de Audio Plus, quien fue el responsable de toda la instalación, coincide en esto, matizando que el objetivo de esta instalación no es solo proporcionar una experiencia de calidad para los artistas, sino, más bien, para el público. “En Cavatina, donde pueden estar hasta mil personas a la vez, la intimidad también es posible con L-Acoustics. Nos han ayudado a que el público disfrute del evento estén donde estén, no solo musicalmente sino también visualmente”.

Por obra y gracia del novedoso y completo diseño de Audio Plus, Cavatina ha marcado un antes y un después en el modo en que se concibe el sonido en una sala de conciertos. Su valía como compañía les ha hecho valerse de un premio Top Builder de la revista Poland’s Builder a la mejor Innovación Tecnológica.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Te puede interesar

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta

Síguenos

¿Cuál es tu red preferida?