airbanner

El Auditorio Nacional de México se actualiza con L-Acoustics

El Auditorio Nacional es conocido por ser uno de los mejores espacios de conciertos del mundo. Su construcción se remonta a 1952, cuando el centro fue inaugurado como sede de eventos ecuestres. La arquitectura de su edificio está basada en hierro remachado (como la Torre Eiffel), y ha recibido numerosas actualizaciones a lo largo de los años.

Al centro se le conoce por su impresionante diseño arquitectónico, y por contar en sus instalaciones con el órgano de tubos más grande de toda América Latina. Con casi 10.000 asientos en su sala principal y un enorme escenario de 23 metros, el auditorio alberga espectáculos de todo tipo: conciertos de música nacional e internacional, y festivales de música, danza y cine. En 2013 el Auditorio Nacional fue nombrado como el lugar más vendido del mundo por la revista Pollstar.

El espacio cuenta con otro escenario destacado para eventos de menor magnitud: el Lunario, con capacidad para 1.200 personas. Ambos espacios han recibido la honorable visita de la Filarmónica de Viena, la Filarmónica de Los Ángeles, el English National Ballet, el Bolshoi Ballet, el San Francisco Ballet y la Filarmónica de Nueva York, y de personalidades del mundo de la música como Marc Anthony, Alejandro Fernández, Elton John, Sting, Alan Parsons, Michael Bublé y Harry Styles. En el recinto también se han celebrado otro tipo de eventos como dos concursos de Miss Universo, múltiples estrenos de películas y hasta el certamen de gimnasia de los Juegos Olímpicos del 68.

L Acoustics Auditorio Nacional 1

Recientemente, sus instalaciones han sido renovadas en varios aspectos, entre los que se incluye una actualización del sistema sonoro. En este marco de renovación se ha incluido un sistema de la Serie K de L-Acoustics, que venía a sustituir al antiguo sistema de doce años. En palabras de Nico Peláez, director de producción del Auditorio Nacional: “En el auditorio tenemos eventos todos los días. Y siendo conscientes de que unos 30 millones de personas han acudido al espacio durante los últimos 25 años, teníamos que estar a la altura del prestigio y llevar a cabo una actualización masiva”.

Tras un concienzudo análisis de las necesidades del espacio, un total de diez proyectos se emprendieron por todo el recinto, relativos a distintos aspectos: iluminación, efectos visuales, sonido y mejoras en la instalación interna. Los proyectos se fueron ejecutando según su prioridad, de modo que el audio acabó quedando a la cabeza. “La Audiencia Nacional siempre ha sido famosa por su característica acústica, y teníamos la obligación de prolongar esta faceta a lo largo del tiempo”.

Para el proceso de selección del sistema de audio final se barajaron cuatro posibilidades, y estas fueron analizadas (de manera completamente objetiva) por el Consejo de Administración de la AN, y por una consultora tecnológica independiente. “Nuestro jurado debatió sobre la mejor opción basándose en un sistema de puntuación en el que se valoraron diferentes aspectos. De este modo, se tuvieron en cuenta los mismos criterios en todos los sistemas”.

En este sistema de puntuación se quiso materializar la experiencia de años trabajando por la calidad, la potencia y la integración de todos los sistemas AV del auditorio. La Serie K de L-Acoustics, proporcionada por Vari Internacional, fue finalmente la seleccionada para continuar con esta línea de compromiso.

L Acoustics Auditorio Nacional 2

La configuración del escenario principal consistió en dos sistemas de colgado de 14 K1 con dos K2 abajo y doce K2 adicionales a cada lado para el relleno lateral. Detrás de los K1 se dispusieron dos sistemas colgados con ocho subwoofers K1-SB, junto a otros dos conjuntos de cuatro subwoofers KS28 colocados en el suelo, a ambos lados del escenario. El relleno frontal queda asegurado por ocho X12 colocados justo frente al borde del escenario. Para el relleno lateral del sistema de monitorización se especificaron dos A15 Focus y dos A15 Wide a cada lado y como sistemas de retardo se dispusieron dos matrices de seis Kara. Todo el sistema fue amplificado por 39 LA12X y siete LA4X, y para la distribución AVB se emplearon cuatro procesadores P1. Para la monitorización del escenario se proporcionaron dos ARCS Focus y 22 X15 HiQ.

El Lunario cuenta con dos sistemas de colgado principales formados por seis Kara y dos subwoofers SB18 a cada lado, además de otros cuatro subwoofers SB28 ocultos por debajo del escenario. También se suministraron 20 recintos coaxiales X8 de corto alcance, que se emplearon para la monitorización y para el relleno frontal. A estos se les sumaron cuatro A10 Wide y cuatro subwoofers KS21 para el relleno lateral. Finalmente, de la amplificación y alimentación se encargaron nueve LA4X y un LA12X junto a dos procesadores P1.

Todo el sistema de sonido es compatible tanto con tecnología analógica como digital gracias al protocolo AVB/Milan que simplifica la distribución de datos AV y refuerza la calidad del sistema en directo.

 

“Un año normal en el Auditorio en números se podría resumir fácilmente en los siguientes números: 265 conciertos, 2.300 toneladas de equipos, 3 millones de horas de producción invertidas por más de 72.000 técnicos y audiencias de hasta 1,5 millones de espectadores. Es por esto por lo que no nos podemos permitir bajar el listón”, concluye diciendo Peláez.

 

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta