airbanner

El Westville Music Bowl con CHAUVET Professional

Lux Et Veritas es el lema de la Universidad de Yale y puede traducirse como “Luz y Verdad”. Aunque la verdad siempre parezca algo relativo, nadie dudó de la veracidad de la luz que acompañó la actuación de Pigeons Playing Ping Pong y Eggy sobre el Westville Music Bowl, un nuevo espacio de ocio del campus de la Ivy League.

Los diseñadores de iluminación fueron Manny Newman (para Pigeons Playing Ping Pong) y Peter Spadaro III (para el telonero Eggy). Ambos optaron por un espectacular despliegue de luces de lavado envolventes y gobos dinámicos, aprovechando al máximo los 10 metros de altura del escenario.

“Hubo tal despliegue de looks que apenas podría describirlos en un par de palabras”, confesó Newman, quien se encargó de diseñar y elaborar todo el entramado de iluminación. “El único elemento en común que tuvo toda la iluminación fue que todos los espectáculos eran completos”.

 

Siendo completos, no les faltaba ni un detalle. Todo estaba en su sitio y era justo como debía ser. Además, con independencia de la idiosincrasia de cada despliegue de iluminación, todos los elementos que participaban en la iluminación daban la misma sensación e iban en sintonía al espectáculo

 

Para encontrar la balanza perfecta entre lo diverso y lo homogéneo, se emplearon 18 luminarias Rogue R1 Wash de CHAUVET Professional (proporcionadas por el propio Newman) y seis unidades Rogue R1 BeamWash (proporcionadas por Squeek Lites).

CHAUVET Westville Music Bowl 1

Newman colgó las Rogue R1 Wash sobre una rejilla de truss y las empleó para el lavado general sobre el escenario. Estas luminarias con mezcla RGBW, se colocaron organizada y separadamente por todo el fondo del escenario, y fueron ideales no solo por brindar un lavado sensacional a las actuaciones, sino también por actuar como un impresionante telón de fondo (eliminando así la necesidad de desplegar más videowalls. Solo se instalaron dos, una a cada lado del escenario, y se emplearon para la reproducción de imágenes IMAG).

 

“Suelo evitar las videowalls. No es que tenga nada en contra de ellas, pero prefiero basar mis shows meramente en la iluminación, ya que me permite dar rienda suelta a todo mi potencial creativo”

 

Por otra parte, las Rogue R1 BeamWashes dispuestas por el suelo también participaron en la creación de imponentes lavados. Se colocaron a lo largo de la cubierta del escenario, y se usaron, fundamentalmente, para el lavado lateral. Lo cierto es que su amplio ángulo de haz de 4º a 37,8º ofreció numerosas opciones para dar con unos efectos especiales sin igual.

CHAUVET Westville Music Bowl 2

En lo que respecta a su decisión de optar por ángulos de haz amplios, Newman quiso señalar: “Me encantan los grandes despliegues de luz, sobre todo, porque representan el punto más alto de la fiesta. Van acorde a la música y elevan al público a lo más alto”.

Y es que el público conectó a la perfección con los artistas del Westville Music Bowl. ¿Qué hay entonces del Lux Et Veritas? Pues la verdad absoluta no podremos decirla, pero sí que podremos apoyarnos en la creencia de que la luz une, y lo hace de un modo que muy pocos elementos pueden conseguir.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Te puede interesar

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta

Síguenos

¿Cuál es tu red preferida?