airbanner

2022 es el año de Robe y Craig David

El diseñador Daniel Richardson, residente en Reino Unido y trabajador en el innovador estudio creativo Sinclair Wilkinson (Rob Sinclair & Andrew Wilkinson) trabajó como diseñador de producción para la reciente y aclamada gira británica "Hold That Thought 22" de Craig David.

Se hizo cargo del diseño completo del escenario, la escenografía, la iluminación y el vídeo, además de la dirección de contenidos para la gira del artista (que fue reprogramada en 2020).

Daniel solicitó luces móviles de Robe (BMFL Spots, BMFL Blades y un sistema de seguimiento remoto RoboSpot de cuatro vías), que fueron suministradas por la distribuidora de iluminación Neg Earth. Matt Arthur también estuvo de gira trabajando como director y técnico de iluminación.

Y según Daniel, el propio Craig David también se involucró mucho en todos estos procesos. Compartió sus ideas iniciales con Rob Sinclair y Daniel en 2019, quienes fueron dándoles forma hasta convertirlas en la grandísima gira que ha sido finalmente. Pero los planes de realizar la gira en 2020 se vieron paralizados por la pandemia, y el artista aprovechó este tiempo para producir música nueva.

 

Durante una reunión del equipo de producción en febrero de este año para reiniciar la gira, Daniel dijo que «Craig quería incluir elementos escénicos en el espectáculo y le encantaba la idea de tener algo de vegetación de verdad sobre el escenario»

 

Cogiendo como inspiración las ilustraciones del nuevo álbum 22, él y el equipo reimaginaron y rehicieron la escenografía para captar la esencia de todas estas nuevas ideas. En el álbum, Craig es un viajero, que recorre la luna y las estrellas, pasando por diferentes tierras, desde su anterior hogar en Miami hasta su actual hogar en Londres.

Para hacerlo realidad, levantaron una luna con un sistema de elevación de Kinesys, junto a dos carteles de neón (con el nombre del álbum escrito) flanqueando el escenario y algunas palmeras y arbustos reales.

Robe Craig David 22 1

El espectáculo se caracterizó por una potente narrativa, que comenzó con David a la luz de una luna escénica de 4 metros de diámetro y estrellas parpadeantes. La línea temporal abarcaba el amanecer, el día y el atardecer hasta que volvía a la noche, pasando por tres secciones distintas.

El espectáculo comenzaba con David y la banda en el escenario, transformándose en un set especial de TS5 DJ (un proyecto iniciado en 2012 cuando el artista organizaba fiestas caseras en su apartamento de Miami) donde levantaron dos pantallas sobre el centro del escenario para cubrir la parte trasera. La banda volvió para las últimas canciones del set.

 

La canción final, "Seven Days" concluyó bajo otro paisaje lunar con estrellas centelleantes y carteles de neón que parpadeaban el "22"

 

Cada paso a través del tiempo era acompañado de un contenido escenográfico a medida y de una enorme pantalla LED que iba proyectando diferentes entornos (como autopistas, zumbidos de neón para reflejar el frenesí de Miami, Londres y otras grandes ciudades, caudales de agua, paisajes nocturnos, amaneceres, etc.).

Para dar con el ambiente adecuado para el espectáculo se necesitaron algunas palmeras reales y otros arbustos, además de algunas impresionantes dunas de arena (hechas por Hangman especiales para escenarios) que se incluyeron en algunos momentos. Daniel encargó el contenido de vídeo a Really Creative Media (RCM). Y como era de esperar, tal despliegue escenográfico era merecedor de un sistema de iluminación a la altura.

Para ello, se decantó por 35 BMFL Spots y 16 BMFL Blades porque necesitaba luminarias potentes, multifuncionales y fiables. «Funcionaron sin interrupciones durante todo el espectáculo, donde jugaron un gran papel».

Robe Craig David 22 2

Sobre los dos trusses situados a cada lado del escenario se instalaron cinco BMFL Spots en cada uno, mientras que 20 BMFL se desplegaron como las principales fuentes de iluminación para la sección TS5, llenando la atmósfera de buenas vibraciones, energía, ritmo y efectos embaucadores propios de una noche de verano en la arena. Estas luminarias también proporcionaron iluminación a la cabina de DJ de David, asegurándose de que no quedaban puntos oscuros.

A ellas se unió una fila de 15 BMFL Spots dispuestas en la parte trasera del suelo, que emitieron potentes rayos hacia delante, creando así looks de alto impacto para conectar con el variado público multigeneracional del artista. Y es que Craig David sigue siendo todo un maestro del espectáculo más de 20 años después.

Daniel cree que las BMFL sobre el escenario fueron ideales para los looks de transición entre las diferentes partes del espectáculo, ya que resultaron geniales apuntando hacia adelante con gobos giratorios y creando efectos de luz tipo cortina. Todas las 35 luminarias fueron una parte esencial de la estética de la iluminación del espectáculo.

Las BMFL desplegadas sobre los trusses superiores a los laterales también se destinaron a la iluminación del fondo y las palmeras, e incluso en los niveles inferiores, enfatizaron su tridimensionalidad y ayudaron a que resaltaran, añadiendo mucha profundidad al espacio de actuación. También se añadieron gobos a las BMFL, algo que ayudó a iluminar y atravesar las palmeras con gran eficacia.

Las 16 BMFL Blades se instalaron todas en el truss frontal para proporcionar una potente iluminación clave y frontal. Daniel destaca la utilidad de la iluminación con efecto cortina para resaltar con precisión los elementos naturales. Además, cree que son unos equipos de seguimiento extraordinarios.

Cuatro BMFL Blades delanteras se programaron en los cuatro sistemas RoboSpot (dos se dedicaron al seguimiento de Craig David), con las otros dos en espera para los solos y otros efectos especiales, incluyendo la iluminación de la banda y de las palmeras.

Robe Craig David 22 3

En un principio, previeron dos sistemas RoboSpot, pero pronto descubrieron que necesitaban más para cubrir a la frenética banda. Para ello, se añadieron dos RoboSpots más, junto a otra serie de cámaras y BaseStations. Todos los técnicos trabajaron desde bastidores, algo que Daniel describe como un sistema de trabajo muy cómodo y estable. Además de estas luminarias, en el equipo había una gran cantidad de luces móviles de lavado, dispositivos de píxeles y luces estroboscópicas.

 

Los principales retos a la hora de iluminar el espectáculo fueron seguir la trama y mantener el interés y la emoción en cada momento, sin que esto fuera demasiado intenso o pudiera resultar abrumador

 

Lo principal era garantizar que los colores siguieran el hilo argumental, pero que también fueran capaces de mantener la expectación del público. La iluminación de los elementos naturales también fue importante para lograr su integración con la escenografía. Por otra parte, otros detalles del set, como una viñeta de palmera en la pantalla principal que salía en determinados momentos, hicieron que la dinámica visual fuera mucho más fluida.

Diez días tardó Daniel en programar toda la iluminación desde una consola grandMA2. Empezó en su estudio en Londres, antes de los ensayos de producción en el Nottingham Arena, dos días antes del primer espectáculo de la gira que se celebraría en el mismo lugar.

Para Matt Arthur fue un espectáculo la mar de estimulante, ya que algunas partes tenían su propio carácter y otras, como la sección del TS5, quedaron más a la improvisación. Por lo tanto, tanto el diseño como la programación debían ser lo suficientemente flexibles como para hacer frente a este planteamiento. Todas las señales de contenido de la reproducción de vídeo se activaron desde el GM2 mediante un servidor de medios de disguise.

Las capturas IMAG se enviaron a las pantallas que flanqueaban el escenario y fueron dirigidas por Jamie Cowlin y el director de producción, Joel Stanley, quien se encargó de que todo estuviera coordinado y funcionara a la perfección.

Daniel disfrutó muchísimo con el hecho de que mucha gente participara en este diseño (desde el propio artista hasta Bob Sinclair, pasando por un numeroso equipo de especialistas técnicos). También le encantó poder elaborar todo el diseño visual para presentar una imagen más amplia y coherente.

La gira Hold That Thought 22 fue un gran éxito y, en términos de producción, también supondrán un momento para recordar siempre.

 

Fotos: Daniel Richardson

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Te puede interesar

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta

Síguenos

¿Cuál es tu red preferida?