airbanner

Eurovisión con las Quantum 7 de DiGiCo

La 65ª edición del festival de Eurovisión llegó finalmente el pasado mes de mayo, después de un año de parón. Se celebró en el Rotterdam Ahoy de los Países Bajos y el evento fue organizado por la Unión Europea de Radiodifusión (UER) y la emisora anfitriona Nederlands Publieke Omroep (NPO), Nederlandse Omroep Stichting (NOS) y AVROTOS.

La distribuidora Ampco Flashlight fue la encargada de proporcionar todos los equipos de iluminación, montaje y audio, entre los que se encontraban algunas consolas de mezcla Quantum 7 de DiGiCo para las posiciones FOH y de monitorización.

En el complejísimo entramado de producción colaboraron nombres tan conocidos como Erwin Rintjema, director de producción del festival, Thijs Peters, jefe de sonido de difusión, Remco Verhoek de Ampco Flashlights, como director principal de proyecto, y Dennis van der Haagen, como director operativo y comercial. Junto a ellos trabajó también Jeroen ten Brinke, como jefe de sonido en directo, y él mismo fue quien especificó las Quantum 7 dentro de su configuración de audio.

Y aunque Ten Brinke contó con toda la libertad del mundo para diseñar la configuración de audio, para su trabajo, también decidió basarse en las producciones de otros años. Concretamente, pensó en la producción de 2018 en Lisboa, de la que Daniel Bekerman fue el diseñador de sonido. Ten Brinke se inspiró en la experiencia y en el trabajo de Bekerman. “Lo primero que hice fue llamarle para asegurarme de que no tenía ningún problema en que le llamara cuando lo necesitase para hacerle alguna pregunta. Es más, cuando nuestro equipo creó el diseño, se lo pasé a Bekerman para que me diera su opinión”.

Junto a la sala de sonido y de monitorización, se situaba una sala de pruebas de sonido, configurada del mismo modo que las anteriores. En ella, había distintos tipos de sistemas de monitorización intraural en diversas frecuencias, paquetes de transmisores y micrófonos de mano.

DiGiCo ESC21 Q7sLR5 1

En el escenario, Ten Brinke procuró que las consolas se instalaran lo más cerca posible, en la medida de lo posible, y que los cables empleados también fueran reducidos. La consola de monitorización se colocó detrás de un cristal, para que el ingeniero encargado no tuviera problemas de interferencias con los sistemas de megafonía de L-Acoustics.

 

“Cada consola se situaba a unos 1,5 m de la siguiente. Así, cumplimos las normativas de distanciamiento social y, además, podíamos vernos los unos a los otros y animarnos mientras estábamos allí”, señala Brinke



Uno de los principales motivos por los que se fijó una posición determinada para las consolas se debió a los cortos plazos de tiempo entre artista y artista. “Sin exagerar, en cada cambio de actuación se producía un despliegue de unas 30 y 40 personas que corrían para hacer sus respectivos cambios. Y es inevitable que el resto de la gente te vea, así que me reafirmé en la decisión de mantener cortas distancias entre cables. Salvo ocasiones contadas, como para llegar a la megafonía y a otras cuantas entradas analógicas para labores de microfonía, nos apoyamos por lo general en receptores y conexiones Dante”.

El contexto en que se planificó el evento fue ligeramente distinto al habitual, así que hubo que organizar las tareas de los ingenieros de modo que trabajaran tanto en la sala de pruebas de sonido (donde los artistas recibían un balance inicial en sus monitores intraurales), como en el escenario. Por este motivo, había que dar con la solución más sencilla posible. La instalación de las Quantum 7 ayudó mucho en este proceso de simplificación y optimización de recursos. “Por ejemplo, la creación y transmisión de Snapshots apenas nos llevaba un minuto. Y esto no pueden hacerlo otras consolas. Gracias a Ampco Flashlight lo tuvimos fácil, porque ellos trabajan mucho con consolas de DiGiCo en una gran multitud de espectáculos diferentes”.

Manteniéndose en una línea de trabajo lo más simple posible, el equipo descartó todos los elementos de producción que no fueran esenciales. Una única consola de DiGiCo se encargó de que los canales de microfonía estuvieran conectados con las posiciones FOH, y se transmitieran al camión de radiodifusión mediante una red Dante. “También contamos con una configuración analógica en uno de los SD-Racks, así como con dos bucles: uno con Optocore para FOH y la monitorización y otro para las copias de seguridad. Tenemos demostrado que lo sencillo siempre funciona mejor, y además es mucho más fácil de manejar”.

* Tu comentario en la Revista ISP Audio & Light * Comparte el articulo en las redes

Te puede interesar

¿Todavía no tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Acceder a tu cuenta